domingo, 5 febrero 2023

¿Sabe la DGT diferenciar un positivo por drogas de otro por medicamentos?

Casi siempre que nos encontramos un control de la DGT el corazón nos late más deprisa. Sabes que no has bebido alcohol en días, y nunca has consumido drogas o sustancias estupefacientes. Da igual. Muchos conductores se someten a las pruebas con cierta intranquilidad. Y no es para menos. En un test de drogas puedes dar positivo sin haberlas tomado. El motivo es que estás ingiriendo medicamentos. ¿Sabe la DGT diferenciar un positivo por drogas de otro por medicamentos? Te contamos qué puedes hacer al respecto.

Estás en tratamiento médico

Este percance pasa con más asiduidad de lo que pueda parecer. Te desplazas con tu coche y de repente te encuentras con un control de la DGT. Los agentes de la Guardia Civil te informan de que te van a realizar una prueba para detectar sustancias estupefacientes. Lógicamente realizas la prueba con tranquilidad porque no has consumido nunca drogas. Sin embargo, recuerdas que estás en tratamiento médico y que estás tomando algo que te ha recetado el galeno.

DGT control de drogas.

Pasan los minutos, el agente se acerca al vehículo y te informa de que la prueba ha dado positivo. Comienzan los nervios y las explicaciones, mientras los acompañantes del coche te miran con incredulidad. Es una situación muy incómoda pero que ocurre porque los controles utilizados no son infalibles. La pregunta es inevitable: ¿Qué puedo hacer si doy positivo por drogas y no he consumido?

Falso positivo realizado por la DGT

Esta situación es lo que se denomina un falso positivo y puede deberse a varias causas. Lo más probable es que haya algún tipo de ‘interferencia’ con algún alimento, bebida o, sobre todo, a la ingesta de un medicamento. Muchos fármacos utilizados para aliviar problemas gástricos o de malestar general pueden ocasionar ese falso positivo al realizar una prueba salival, que es la utilizada para detectar el consumo de sustancias prohibidas.

DGT control de drogas.

Algo similar puede ocurrir si nos enfrentamos a un control de alcoholemia. Hay personas que utilizan habitualmente productos como los aerosoles para tratar problemas de asma; otros que toman para aliviar problemas gástricos; también es compatible con una medicación periódica al estar tratado por problemas de ansiedad, trastornos de personalidad bipolar… Y hasta un simple elixir de enjuague bucal nos puede dar una desagradable sorpresa en forma de falso positivo cuando soplamos en el alcoholímetro que nos proporciona el agente.

Cuando nos comunican el resultado positivo entramos en una especie de estado entre la indignación y el miedo a las consecuencias. Y no es para menos porque el saldo de nuestro carné de conducir se reducirá en seis puntos si la tasa de alcohol supera los 0,50 miligramos por litro de aire espirado (0,30 en el caso de conductores profesionales o conductores noveles). Y la multa asciende a 1.000 euros, que es la misma cuantía que tendremos de sanción si nos negamos a realizar la prueba.

En el control de alcoholemia sí es necesario llegar a un mínimo para dar positivo. En uno de drogas o sustancias prohibidas no hay cantidad. Basta con dar positivo en la prueba de saliva, aunque es cierto que es una prueba indiciaria. Posteriormente esa prueba debe tener el visto bueno en un laboratorio, es decir, confirmar el positivo. En cualquier caso desde que das positivo el agente ya tramitará la denuncia. Si estás seguro de tu inocencia, esto es lo único que puedes hacer.