Conducimos el Suzuki Swift Sport. Esencia de GTI
140 CABALLOS

Conducimos el Suzuki Swift Sport. Esencia de GTI

La nueva generación del Suzuki Swift Sport guarda bajo su carrocería la esencia de los GTI. Pequeño, ligero y potente son las claves de un coche que ofrece máxima diversión al volante.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

8 de Mayo 2018 14:38

Comparte este artículo: 50 4

Si en las fragancias se dice que la esencia se guarda en frascos pequeños, en el mundo del automóvil podríamos decir lo mismo de este Swift Sport -el modelo que corona la gama Swift-, un utilitario que atesora el carácter de los GTI clásicos y garantiza kilómetros y kilómetros de diversión al volante. Porque el Swift Sport está pensado para garantizar el comportamiento dinámico que buscan, por encima de cualquier otra consideración, los clientes de este tipo de modelos.

Pequeñas dimensiones, un bajo centro de gravedad que ofrezca el mayor aplomo y agarre al suelo, un peso contenido y un motor con garra, potencia y empuje suficientes son algunos de los requisitos de lo que se conoce por GTI. Y todos esos requisitos lo cumple, y con buena nota, el nuevo modelo de Suzuki. Y no hablamos de una marca que sea nueva en esto de crear deportivos compactos. Porque con este Swift Sport se llega a la tercera generación; y este modelo será el elegido para ser el coche de la Copa Suzuki Swift del Campeonato de España de Rallys 2019; así que experiencia deportiva no le falta; ni mucho menos.

Esa experiencia es la que se ha puesto sobre la mesa para el desarrollo del nuevo Swift Sport. El nuevo modelo mantiene la esencia de los anteriores pero aprovecha las últimas tecnologías para crear un coche adaptado a los nuevos tiempos. Para empezar, está desarrollado sobre una plataforma de nueva generación que reduce el peso e incrementa la rigidez, lo que garantiza un mejor comportamiento del vehículo, pues reduce 80 kilos el peso para firmar 975 kilos en la báscula.

Un motor de rápida respuesta

La ligereza, por tanto, está garantizada. El aplomo también gracias a una carrocería que mantiene la misma longitud -3,89 metros- pero crece en anchura y es más bajo que el anterior Swift Sport. Con ello se consigue que 'se plante' aún mejor sobre el asfalto. También se ha trabajado en las suspensiones para conseguir que ese aplomo que prometen las dimensiones del coche se mantenga en marcha. En el eje delantero monta una suspensión McPherson con amortiguadores Monroe y se ha aumentado el grosor de las juntas de las estabilizadoras para mejorar la estabilidad. Y atrás dispone de una suspensión diseñada expresamente para este modelo, con barra de torsión y también con amortiguadores Monroe. Los frenos, un elemento básico cuando hablamos de un modelo en el que el dinamismo es clave, son ventilados de 16 pulgadas delante y sólidos, de 15 detrás. Un equipo que garantiza una mordiente importante.

Ya hemos hablado de los elementos que van a garantizar el comportamiento dinámico; pero también habrá que hablar de lo que va a mover al coche: el motor. Para este nuevo Swift Sport en Suzuki han optado por decir adiós al clásico 1.6 de 136 caballos por el 1.4 BoosterJet de 140 que ya aparece en otros modelos de la gama del fabricante japonés, como el Vitara o el S-Cross. Frente al anterior gana 4 caballos de potencia; pero la principal mejora está en la manera de entregar la potencia y el empuje. Porque este motor de inyección directa alcanza la potencia máxima a 5.500 vueltas (frente a las 6.900 del anterior) y el par máxima mejora de manera ostensible, pues los 160 Nm a 4.400 vueltas del anterior Swift Sport se convierten aquí, nada menos, que en 230 Nm disponibles entre 2.500 y 3.500 vueltas. Más potencia, por tanto, pero también mucho más brío y con un empuje instantáneo.

El cambio para gestionarlo es una caja manual de 6 velocidades, con una palanca de recorridos cortos y bastante precisa que hará las delicias de los más 'carreristas' -hay una variante automática pero no va a estar disponible en España-. Esos datos, combinado con el peso del coche nos dan una relación peso-potencia de 6,9 kilos, un dato muy destacable. Como destacable es la cifra de consumo homologado por Suzuki -5,6 l/100 km-, y la de consumo real, pues los 30 coches que se utilizaron en la presentación internacional del modelo en Málaga, fueron bajados por carretera desde Barcelona; y en ese recorrido, en circunstancias reales de tráfico, la media de consumo se quedó en 6,4 l/100 km; un dato que prueba que en la marca japonesa no se han olvidado de la eficiencia cuando han buscado las prestaciones.

Noble, seguro y divertido

Traducir todos estos datos a sensaciones al volante es el siguiente paso una vez analizadas las características del Swift Sport. Y para ello, hemos hecho un recorrido que nos ha llevado de Madrid a la Granja de San Ildefonso aprovechando la orografía y las divertidas carreteras de la Sierra de Guadarrama. Y hemos disfrutado al máximo de la esencia GTI de este modelo. Pequeño, ligero y potente son las tres claves que elevan la diversión al máximo. Hablamos de un GTI en el que brilla la comodidad, pues las suspensiones ofrecen la dureza justa que garantiza la estabilidad pero sin perjudicar a los ocupantes. Y hablamos de un modelo que por su escaso peso es muy vivo de reacciones. Solo basta con insinuarse al acelerador para que el Suzuki responda inmediatamente y con alegría -aunque también hay que jugar con el cambio, pues los desarrollo tiran a largos-. La dirección es precisa y con la dureza justa y los frenos cumplen con nota.

Enlazamos curvas tanto de subida como de bajada durante nuestro recorrido y en cada una no solo aumenta el ritmo, sino también la sensación de confianza que transmite el coche, por su comportamiento noble y divertidísimo. Los 140 caballos y el empuje que ofrece demuestran que para conducir no hacen falta grandes potencias, sino una cifra justa que se acople, a la perfección, con las características del coche. Y en Suzuki han sabido hacerlo.

El interior, para cinco pasajeros, tiene además un toque deportivo sin estridencias, con unos asientos envolventes que sujetan bien y ofrecen la firmeza justa, o elementos como los pedales en aluminio o inserciones en color rojo en diferentes zonas del habitáculo, la instrumentación...

Pero como no todo es conducción y mecánica en estos tiempos, en la marca japonesa también echan el resto con otros elementos que no tienen que ver solo con el comportamiento dinámico. Para empezar, el Swift Sport -solo disponible con carrocería de cinco puertas, con un diseño posterior muy acertado por el camuflaje de las puertas traseras- ofrece los últimos avances en materia de comunicación y entretenimiento con un sistema multimedia que equipa una pantalla táctil con conexión del Smartphone -a través de Apple CarPlay, Android Auto o Mirror Link-, radio digital DAB, cámara de visión trasera o navegador.

Y hay más, porque en el apartado de los sistemas de seguridad y ayuda a la conducción, el Swift Sport no deja nada al azar. Cuenta con una cámara dual que unida a un sensor láser ofrece control predictivo de la frenada, alerta de cambio de carril, alerta antifatiga, asistente de cambio de carril o control de velocidad adaptativo.

Muchos argumentos, por tanto, para un modelo que va a hacer las delicias de los que buscan un utilitario deportivo y con carácter; y además, a buen precio. El Suzuki Swift se ofrece en un único acabado y nivel de equipamiento cerrado con todo incluido por un precio de tarifa de 21.370 euros que, aplicados los 2.000 euros de promoción se quedan en 19.370 euros, incluida la garantía de 3+2 años habitual en Suzuki. Los que busquen la esencia GTI, tienen en quién fijarse.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16