Suzuki Vitara S 1.4 Boosterjet Allgrip. Anda bien de garra
140 CABALLOS

Suzuki Vitara S 1.4 Boosterjet Allgrip. Anda bien de garra

Frente a un Vitara 'normal', la versión S aporta una carrocería diferenciada y un interior más deportivo dotado de un equipo de serie muy superior. Y bajo el capó reserva otra sorpresa: el nuevo 1.4 BoosterJet de gasolina, asociado a la eficaz tracción total.

Pedro Martín

Pedro Martín

14 de Septiembre 2017 20:09

Comparte este artículo: 63 0

Lejos queda este Vitara S de ser la alternativa de gasolina más dinámica en un segmento -el de los pequeños SUV con tracción total- que, por ahora, coronan los 218 CV del Mini JCW Countryman ALL4 o los 213 del Nissan Juke Nismo, y donde también encontramos un Juke de 190 CV -los mismos que el Cooper S Countryman-, los 170 CV de Fiat 500X y Jeep Renegade, o los 150 CV de Mazda CX-3 y Skoda Yeti.

Frente a eso, los 140 CV de nuestro protagonista pueden parecer pocos, pero en la práctica no lo son y, encima, el modelo de Suzuki propone un precio más accesible que cualquiera de ellos: 23.660 euros, que ahora son 22.360 con el descuento, aplicable también a la versión de caja automática -también de seis marchas-, 1.500 euros más cara y que homologa un gasto medio casi idéntico: 5,5 l/100 km.

Equipamiento cerrado con una gran relación producto/precio

El Vitara S se distingue fácilmente de sus 'hermanos', pues tiene llantas negras de 17 pulgadas, una parrilla frontal con lamas verticales -horizontales en el resto- o los retrovisores exteriores con intermitentes LED integrados. Y dentro, donde predominan el negro y el rojo, la personalización no es menor. Aunque lo más destacable es el completísimo equipo de serie en este nivel S, que nos permite hablar de una estupenda relación producto/precio: arranque sin llave, climatizador, pantalla táctil de 7 con navegador y cámara trasera -se ve de cine, por cierto-, control de velocidad adaptativo y limitador, asientos calefactables, tapicería con inserciones de cuero, faros LED de cruce, limpiaparabrisas automático, espejos plegables eléctricamente, nueve airbag -incluye el de rodilla-, control predictivo de frenada RBS, asistente de arranque en cuesta, control de descensos, sensor de presión de neumáticos, alarma, Auto Start Stop... Y si es la variante automática, hasta levas de cambio en el volante. Así se entiende que las únicas opciones ofrecidas sean la pintura metalizada o la bitono: 416 y 728 euros, respectivamente.

En cuanto al coche en sí, ya valoramos en su día muy positivamente al Vitara por la amplitud y practicidad de su carrocería, o por un maletero de 375 litros. Y aunque los plásticos del interior son muy evidentes y restan prestancia, en esta versión S lucen mejor y la terminación es correcta.

Además, el nuevo motor BoosterJet 1.4 de cuatro cilindros, con turbo e inyección directa, le sienta bien, porque el Vitara S gasta de forma razonable -7,4 l/100 km de media real, que no es ni mucho ni poco- y corre bastante, pues acelera de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos, cuando anuncia 10,2. Y de 80 a 120 km/h pasa en 7,6 segundos usando cuarta, sinónimo de adelantamientos ágiles y seguros. De hecho, nos gustaría que el chasis hubiese recibido una puesta a punto más dinámica, pues la dirección es lenta -tres vueltas entre topes-, la frenada no pasa de correcta -54,3 metros desde 120 km/h- y hay cierta tendencia a tirar de morro en curvas cerradas. Pero la tracción AllGrip es muy eficaz, y permite elegir entre los modos Auto, Sport, Snow y Lock.

La clave

Entre los pequeños SUV ha nacido un subsegmento con 'vitaminadas' versiones de gasolina donde este Vitara S pide paso gracias a su brioso BoosterJet de 140 CV -el coche anda más de lo que anuncia Suzuki- y a la funcional tracción AllGrip. Además, es amplio, tiene buen maletero, viene muy equipado y no sale caro.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon