Conducimos el Citroën Berlingo Van. Le gusta trabajar
CON DOS LONGITUDES DE CARROCERÍA

Conducimos el Citroën Berlingo Van. Le gusta trabajar

Llega el Citroën Berlingo más trabajador, en version Van, un comercial que hace honor a su tradición y es capaz de cargar con todo. Y ofrece tecnologías únicas en su segmento. Ya lo hemos probado.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

13 de Febrero 2019 09:00

Comparte este artículo: 5 2

Desde 1996, año del lanzamiento de la primera generación, el Citroën Berlingo se ha convertido en el modelo de referencia en el sector de los vehículos comerciales ligeros. De hecho, para ver su auténtica dimensión, basta decir que es el modelo más vendido de Citroën en 17 países... Y, por ejemplo, en España ha sido lider durante 13 años. En esas cifras tienen mucho que ver las versiones Combi que mezclan un uso profesional con el uso particular como modelo familiar.

Pero a la hora del trabajo puro y duro, la versión que tiene más que decir es la Van, pensada expresamente como vehículo profesional. Y con la nueva generación del Berlingo también le ha llegado la hora de la renovación al Berlingo Van, que suma argumentos para seguir siendo el líder de este segmento. 'Inspired by pro' (Inspirado por los profesionales) es el lema de este nuevo Berlingo Van. Y la realidad se encarga de confirmar este mensaje.

El Citroën Berlingo Van está disponible con dos diferentes longitudes (M de 4,0 metros de longitud y XL, de 4,75 metros de longitud) y con dos variantes de carrocería; por un lado el furgón -con 2 ó 3 asientos en una sola fila en su interior- y la versión doble cabina -se ofrece solo en longitud XL y puede acoger hasta 5 pasajeros en el interior más el espacio de carga-. Además, las soluciones prácticas se reflejan también en detalles como la 'Cabina extenso', que permite configurar la fila de tres asientos delantera a gusto de cada cual -con tres asientos, dos asientos más una 'oficina móvi' en la plaza central o 2 asientos más un hueco para carga- para cubrir sus necesidades.

20 sistemas de ayuda a la conducción

Además, el usuario del Berlingo Van está en el foco de la marca y para él han preparado los avances más importantes nunca vistos en este tipo de modelos. El Citroën Berlingo Van cuenta con un salpicadero que en nada tiene que envidiar al de un turismo, incluyendo una pantalla táctil central flotante. Además, dispone de hasta 20 sistemas de ayuda a la conducción que son auténticamente de vanguardia. Entre ellos, indicador de sobrecarga (para evitar sobrepasar el peso máximo autorizado), sistema de ayuda al estacionamiento 'Surround Rear Vision' (cuenta con una pantalla en el lugar del retrovisor con una cámara que permite que en el furgón cerrado el conductor pueda ver como si tuviera un retrovisor normal), el Head Up Display en color y el freno de estacionamiento eléctrico.

Pero hay más porque también puede disponer de navegador 3D Citroën Connect NAV, con información del tráfico en tiempo real, alerta activa de cambio involuntario de carril, sistema de reconocimiento de señales con límite de velocidad, vigilancia del ángulo muerto, alerta de riesgo de colisión o el Active Safety Brake.

Y pensando en los diferentes usos que pueda tener el Berlingo Van se han creado dos versiones diferenciadas. La primera se denomina Worker y está pensada para los trabajos más duros, para transporte de materiales etc. Cuenta con una altura sobreelevada, con protecciones bajo el motor y dispone del sistema Grip Control, con sistema de descenso de pendientes, que mejora la motricidad en terrenos complicados.

La otra versión, denominada Driver, se centrá más en la comodidad de los trabajadores y está pensada para profesionales que recorren muchos kilómetros al día. Para ellos se han incorporado equipamientos como los asientos con reglaje lumbar, el freno de estacionamiento eléctrico o el sistema de ayuda al estacionamiento Surround Rear Vision.

Cinco motores y cambio automático de 8 velocidades

La gama mecánica del Citroën Berlingo Van cuenta con tres alternativas en diésel y dos en gasolina. Los primeros, con el motor 1.6 BlueHDI ofrece 75, 100 y 130 caballos de potencia. Y en gasolina la base es el bloque tricilíndrico 1.2 PureTech con potencias de 100 y 130 caballos. Motores que se combinan con cambios manuales de cinco y seis velocidades y con la caja automática de convertidor de par EAT8 con ocho velocidades. Una transmisión que está disponible en las dos versiones de mayor potencia.

Con esas configuraciones mecánicas, el Citroën Berlingo Van es capaz de cargar hasta 1.000 kilos en su interior o remolcar hasta 1.500 kilos. Y en su interior, que cuenta con un volumen de carga de hasta 4,4 metros cúbicos, sus dimensiones permiten introducir en él dos europalets; una medida que no está al alcance de cualquiera.

En nuestro recorrido de pruebas, el Citroën Berlingo Van, con una configuración de doble cabina ha mostrado un comportamiento y una conducción más propias de un turismo, salvo en los rebotes en el eje trasero provocados por la ausencia de carga. Muestra unas excelentes virtudes como vehículo de trabajo y para el conductor buen empuje y un comportamiento sano y predecible. Como para seguir conquistando a nuevos profesionales con esta nueva generación.

En cuanto al precio, la nueva gama del Citroën Berlingo Van sale al mercado con una oferta comercial, pensada para profesionales, por un precio de 159 euros al mes. Lo que equivaldría a unos 17.700 euros + IVA si lo que se decide es la compra.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16