jueves, 1 diciembre 2022

¿Quieres que tu coche corra más? Anota estos trucos legales

Si quieres que tu coche corra mas, debes tener en cuenta que estas relativizando las prestaciones del mismo. Las prestaciones del coche lo califican en función del motor, la potencia, el consumo, en definitiva funciones que deben corresponderse con la legalidad vigente en la materia. Reformar las condiciones técnicas del coche puede suponer una infracción, en tanto y en cuanto la ficha técnica es base del permiso de circulación. Por lo que deberás tener muy en cuenta las modificaciones que suponen una ilegalidad y las que no. Con esto claro, existen trucos para hacer que tu coche de 260 CV, pueda desarrollar porcentajes mas altos de forma legal.

Basta un análisis de la actualidad deportiva automovilística para entender que la relación peso/potencia es el fundamento de las prestaciones del coche en cuanto a la aceleración y velocidad. Y que esta relación y sus modificaciones pueden afectar a otros elementos y comportamientos del coche también es real y consecuente.

Así nació el conocido universo del tuneado de coches

tuning madrid Motor16

No es algo de los últimos años, ni muchísimo menos. En el año 1938 Vic Edelbrock ya trató de modificar un Ford Roadster de 1932, creando un colector de admisión personalizado que bautizó como ‘The Slingshot’. Este colector de admisión permitía utilizar dos carburadores Stromberg 97 para eliminar el cuello de botella de su mecánica y aumentar el rendimiento de manera sustancial.

George Barris, el ‘Rey de los Personalizadores’. Empezó su actividad en torno al año 1938 con una personalización casera al coche de sus padres, con productos de ferretería. Pero poco a poco se haría un nombre en este sector hasta convertirse en la referencia e introducirse en Hollywood. Tanto es así que nos dio vehículos únicos como El coche fantástico o el de La familia Monster, entre muchos otros.

En España. el tuning apareció por la influencia europea, concretamente la del tuning alemán de los 90. Los videojuegos y las películas de otros países ayudaron a que la moda naciera en España, y a que los jóvenes tomaran interés por personalizar sus coches para diferenciarse del resto. Se llegaron a mover nada menos que 450 millones de euros al año en este sector, pero la crisis de final de década debilitó el mercado.

El estacazo final fue en el año 2011, con los cambios legislativos en España, que impidieron las modificaciones después de matriculación, y lo más habitual es ver modificaciones ‘tipo racing’, y sobre todo ofrecidas de forma directa por los propios fabricantes de vehículos.