lunes, 28 noviembre 2022

Si tu coche suelta humo azul, esto es lo que le pasa

Todos los coches que cuentan con motores de combustión interna generan emisiones, y todas estas emisiones se expulsan a la atmósfera a través de uno o varios tubos de escape. Normalmente, estas emisiones no son visibles, o son visibles en forma de un inocuo vapor de agua, que se crea por condensación. Pero conviene recalcar ese «normalmente», porque las emisiones de un vehículo también pueden ser visibles: del escape puede emanar humo negro, blanco o, incluso, azul.

Antes de nada, no te alarmes a lo tonto porque es normal que los coches expulsen por el escape un humo ligero, de color blanquecino, en el momento de arrancar el motor. Dicho esto, ya podemos pasar a los humos que sí deberían preocuparte, o al menos, que debes entender para hacer un diagnóstico claro de la salud de cualquier motor. Presta mucha atención y no te pongas de «malos humos» con lo que vas a leer.

Vigila la frecuencia del humo azul

Tu nivel de alarmismo y preocupación va a depender de la frecuencia con que te encuentres el color azul. Si el humo azulado sólo aparece al dar fuertes acelerones o cuando exigimos mucha potencia al coche, estamos en un caso menos grave. Pero si el humo aparece ya al ralentí, puede ser sinónimo de elementos dañados colateralmente como el catalizador o el filtro de partículas del coche. Es decir, poca broma.

humo