domingo, 22 mayo 2022

Citroën confirma la muerte anunciada de los monovolumen

Hace unos años contar en casa con un monovolumen era lo más de lo más. Sobre todo en Europa. Esos polivalentes vehículos, que causaron furor entre los clientes de medio mundo, han ido desvaneciéndose y han dejando paso a los exitosos SUV. Las marcas son conocedoras de ese canibalismo, de forma que muchas de ellas ya han comenzado a prescindir de su gama de vehículos monovolumen. Y Citroën es una de ellas.
Tras cerca de 30 años vendiendo vehículos monovolumen en Europa, la compañía francesa abandona este legendario segmento. De hecho, el Citroën Grand C4 SpaceTourer dejará de existir en breve. Tanto que su producción pondrá punto final a comienzos del próximo mes de julio.

La historia monovolumen de Citroën comenzó en 1994

Citroën Xsara Picasso

Con ello, Citroën pone punto y final a luna bonita y duradera historia que comenzó allá por 1994, año en el que se puso a la venta el primer monovolumen de la compañía francesa, el Citroën Evasion. De aquel espacioso y polivalente vehículo se vendieron más de 120.000 unidades hasta 2002. Pero antes, en 1998 la firma francesa lo puso a tono a mitad de su vida comercial.
Cuando el Evasion desapareció del mercado, Citroën le dio la bienvenida al C8. La compañía del doble chevrón mantuvo este exitoso monovolumen un total de 12 años, pues nos dijo adiós en junio de 2014 tras comercializar nada menos que 150.000 unidades. Sin embargo, la estrella de los monovolumen de la compañía francesa fue el Citroën Xsara Picasso, pues hizo estallar este mítico segmento al vender 180.000 unidades en el año de su debut: 1999. La empresa lo mantuvo en su gama hasta el año 2012, logrando vender la friolera 1,76 millones de unidades.

Han acabado dejando paso a los derivados de industrial

Citroën C4 SpaceTourer y Citroën Grand C4 SpaceTourer

Viajamos hasta el año 2006, cuando se pone a la venta el digno sucesor de aquel Xsara Picasso. Hablamos del Citroën C4 Picasso, un funcional vehículo cuya segunda generación aparece en 2013. A principios de 2018, cambia de nombre, adoptando el de C4 SpaceTourer, lo que también afecto a la versión más grande y con espacio para siete ocupantes, el Grand C4 SpaceTourer.
El modelo de cinco asientos fue ‘desconectado’ en 2020 y hasta ahora sólo se ha comercializado el modelo de siete asientos, que como suenan rumores, en julio, nos dirá adiós.
Los monovolumen todavía tienen vida en Europa. Pero la pregunta es, ¿por cuánto tiempo? Y es que el número de integrantes se ha reducido de forma considerable. Y en muchos de los casos estos han dejado paso derivados de turismo (en este caso Citroën Berlingo y Citroën SpaceTourer), que también han demostrado a lo largo de su vida ser excelentes alternativas gracias a su generoso espacio interior y gran funcionalidad. Además de que han ido ganando puntos en aspectos como la tecnología, la calidad o la dinámica.
El mejor año de la historia para Citroën en términos de demanda de monovolumen fue 2007, cuando logró matricular 115.000 Xsara Picasso y 215.000 C4 Picasso.