lunes, 4 julio 2022

Probamos el Citroën Ami Cargo. La alternativa definitiva para repartos

El Ami Cargo es una opción única en el mercado, una idea rompedora de Citroën a través de un modelo que ya estaba teniendo éxito por sí mismo. El Ami `normal´ ha sido el vehículo eléctrico de estas características más vendido en el último año.

Con 45 km/h de velocidad máxima y hasta 75 kilómetros de autonomía, ya sabíamos que este Ami era una gran opción para la ciudad, lo que nadie, excepto la gente de Citroën se había planteado, era en convertirlo en un vehículo comercial.

A pesar de sus reducidas medidas: 2,41 metros de largo, 1,54 de ancho y 1,52 de alto, el Ami Cargo ofrece una capacidad de almacenamiento de 260 L y una carga útil de hasta 140 kilos. Además, la sensación de espacio interior gracias a la gran cantidad de cristal que lleva es elevada.

La carga se puede montar en la caja modular que se la ha instalado al Ami en sustitución del asiento del acompañante, convirtiéndose así en un monoplaza. A pesar de que tengamos asociado el concepto de vehículo de reparto a furgonetas mucho más grandes, el Ami puede realizar una función muy parecida, en la que, además, será más rápido, no por su motor, pero sí por su facilidad para estacionar en el más mínimo hueco.

La idea de la marca francesa es que estos repartos se hagan de forma sostenible. De ahí el hecho de que sea un cuadriciclo 100% eléctrico. Además, su batería de 5,5 kWh se puede cargar en tan solo 3 horas en una toma de 220 V en un enchufe convencional.

La sensación que se tiene cuando estás al volante del Ami Cargo es la de alguien que no tiene que preocuparse de dónde aparcar ya que, literalmente cabe tanto en horizontal como en vertical y no tendrá que pagar ninguna tasa gracias a su etiqueta 0.

En cuanto al diseño, se puede vinilar gracias al acuerdo que la marca francesa ha llegado con Faab Fabricauto. Con ello se busca que las empresas implementen su imagen en el Ami Cargo y además de como transporte, sirva como reclamo publicitario. Si solo se quiere decorar, siempre se puede elegir alguno de los diseños de MyCitroën.

La aplicación de MyCitroën ofrece en directo la autonomía, el kilometraje, la carga, el mantenimiento y la localización de los puntos de carga.

El Ami Cargo se puede adquirir desde 7.600 euros. Con el plan MOVES III, el precio final sería de 6.000 euros para particulares, con 1.600 euros de descuento. Para empresas sería de 1.000. Citroën ofrece además la posibilidad de financiarlo con una oferta de 2 euros al día.