miércoles, 5 octubre 2022

Citroën 2CV, un coche de leyenda

El último Citroën 2CV salía de la cadena de montaje de Mangualde, Portugal, el 27 de julio de 1990. Un evento que señaló el fin de la producción de un modelo de éxito de la marca. Un icono que se había presentado en el Salón de París de 1948, cuyo desarrollo se inició 10 años antes.

Citroën 2CV, rompiendo moldes

Citroen 2CV 5 Motor16


El Citroën 2CV sorprendió por su original diseño en su presentación. Destacaba su versatilidad y su planteamiento muy económico, pero también por sus innovaciones tecnológicas.


Soluciones muy avanzadas para la época, entre las que destacaban la tracción delantera, su blanda suspensión y el motor de 2 cilindros refrigerado por aire. Convertido rápidamente en un coche popular y de elevada demanda, fue parte integrante de la sociedad. Y hoy es reconocido como un icono de la historia del automóvil.


El Citroën 2CV se desarrolló pensando en un público muy amplio en un momento en el que el automóvil era todavía un objeto de lujo. Era un vehículo económico, con características innovadoras, que debía responder a las exigencias de la clientela de la época. El 2CV conquistó a las masas y en 1990 los ejemplares vendidos a lo largo de toda su historia superaban los 5,1 millones (incluyendo los derivados).