sábado, 28 mayo 2022

En estos casos nunca puedes adelantar en una autovía o carretera convencional

El adelantamiento es uno de los momentos más habituales en la conducción. Si contamos con una velocidad mayor al vehículo que tenemos delante, la situación nos pide adelantar, dejarlo atrás. Es una cuestión que favorece la fluidez del tráfico y, por tanto, la seguridad en la vía.

Pero no podemos olvidar que hay momentos y momentos… Cuántas veces habrás tenido la necesidad de adelantar pero no lo has podido haacer por diversos motivos. Circunstancias marcadas muchas veces por la propia normativa de tráfico. Conviene, por tanto, recordar estas directrices para que jamás te entren dudas.

La normativa señala los adelantamientos prohibidos

Ojo al Reglamento de Circulación. En su Artículo 87, deja claro que en carreteras convencionales no se debe adelantar «en las curvas y cambios de rasante de visibilidad reducida y en todo lugar en que la visibilidad disponible no sea suficiente para hacer la maniobra o desistir de ella una vez iniciada». A no ser, especifica, «que los dos sentidos de la circulación estén claramente delimitados y la maniobra pueda efectuarse sin invadir la zona reservada al sentido contrario”.

También queda prohibido «el adelantamiento detrás de un vehículo que realiza la misma maniobra, cuando las dimensiones del vehículo que la efectúa en primer lugar impide la visibilidad de la parte delantera de la vía al conductor del vehículo que le sigue».

Adelantarse a peatones, animales y vehículos