miércoles, 5 octubre 2022

Bujías y calentadores: qué son y cada cuanto debes cambiarlos

Es esencial mantener las bajás en los coches de gasolina y los calentadores en los diésel en buen estado. Ambos deben sustituirse para su adecuado funcionamiento y en Motor16 te enseñamos cómo.

Los vehículos requieren innumerables piezas que requieren mantenimiento para ampliar su vida útil. Algunas son imprescindibles para su puesta en marcha, cuya distinción fundamental entre ellas es el tipo de motor del vehículo y la temperatura que necesitan para su actividad. Se trata de las bujías y los calentadores, responsables de dar la chispa esperada para arrancar el vehículo al prender el combustible.

Es vital reconocer no sólo el papel que una bujía y un calentador realizan, dos piezas claves en el correcto funcionamiento y que a menudo quedan en el olvido..

¿Qué son las bujías?

Bujía de coche

Las bujías son pequeños filamentos que se ponen al rojo cuando pasa la electricidad por ellas. Su función es crear la chispa que enciende la mezcla de combustible y aire en la cámara de combustión, produciendo el flujo térmico esencial para el arranque.

Este tipo de accesorios de chispa son los que se utilizan en los vehículos de gasolina. Regularmente, la cantidad de unidades es equivalente a la cantidad de cámaras. Allí se hace un pequeño destello en el compartimento del motor para hacer quemar las cámaras. Tienen un filamento de cobre rodeado por un compuesto de níquel, platino o iridio que debe ser visible en la punta. Su cátodo central está cubierto de porcelana, lo que ayuda a trasladar la intensidad desde el motor hasta el marco de refrigeración.

Deben limpiarse de vez en cuando para evitar su desgaste. Hay que tener en cuenta los detalles del fabricante aconsejando el manual de instrucciones del vehículo y los códigos de montaje de las bujías sugeridas. Esto muestra el tiempo de sustitución, cuando llegue el momento de cambiarlas.