sábado, 3 diciembre 2022

Bugatti EB110 GT. Este es uno de los dos ejemplares que hay a la venta

Ya te hemos hablado en varias ocasiones sobre el Bugatti EB110, un singular deportivo desarrollado a principios de la década de los años 90. Contaba con un imponente propulsor 3.5 V12 con cuatro turbocompresores IHI que era capaz de desarrollar una potencia de 560 CV que le permitía a este deportivo fabricado en fibra de carbono y otros ligeros materiales, alcanzar los 343 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 3,6 segundos. Semejante vehículo del que sólo se llegaron a fabricar 129 ejemplares (95 unidades GT y 34 Super Sport) quedó ensombrecido por otros deportivos de la época como fueron el Ferrari F50 o el mítico McLaren F1.

Una inversión perfecta

Sin embargo, con el resurgir de Bugatti con el exclusivo Veyron, muchos son los acaudalados inversores que pusieron sus ojos en el Bugatti EB110 como una inversión de futuro. Y no han errado.

Y es que ya en el año 2010 fue el propio Michael Schumacher quien vendió su Bugatti EB110 SS por nada menos que 600.000 euros. Bien es cierto que aquella unidad en concreto ya sumaba la exclusividad de su propietario y que su precio se incremento exponencialmente por aquello, aunque me gustaría saber lo que podría costar a día de hoy.

Es que el Bugatti EB110 nunca ha tenido unos precios desmesurados en el mercado de «segunda mano», como demuestra una unidad que fue subastada por Bonhams en el año 2012 y por la que «sólo» pagaron 200.000 euros.

Quien se hiciera con aquel ejemplar hizo una compra redonda, pues los Bugatti EB110 se están revalorizando por días. Sino, sólo hay que echar un vistazo a este Bugatti EB110 GT subastado a finales de 2014 y por el que pagaron 490.000 euros, o en este otro Bugatti EB110 SS subastado el pasado mes de agosto y que alcanzó nada menos que 854.000 euros.

Pero aún más sorprendente es este Bugatti EB110 GT que se pone a la venta en Ottawa y que es uno de los dos ejemplares que se saben que ahora están en venta. El problema se llama 1,6 millones de euros que pide su orgulloso propietario, una inversión de 10.