martes, 27 septiembre 2022

Boldmen CR4. Nacido de la base de un BMW Z4

Cada día hay por todo el mundo más fabricantes artesanales de vehículos de lujo. Y a todos los existentes, ahora hay que sumar la nueva firma alemana Boldmen, una empresa que ha nacido gracias a Harald Käs, Michael Käs y Friedhelm Wiesmann. Es más que probable que el apellido de este último te suene familiar porque Wiesmann es una empresa que fabrica deportivos de aspecto retro sobre la base de modelos BMW, mientras que Michael Käs ha trabajado en RUF y Alpina, por lo que no se han unido unos 'cualquiera' para fundar Boldmen.

El primer vehículo de esta nueva compañía llevará el nombre de CR4 y nace directamente de un BMW Z4. Ahora bien, su denominación deja clara sus pretensiones, porque Boldmen confirma que la 'C' hace alusión a la fibra de carbono, material con que han fabricado su carrocería para ofrecer la máxima ligereza. La 'R' proviene de la palabra roadster, mientras que el '4' representa los más de 400 CV de potencia que genera su 3.0 TwinPower Turbo.

De 340 a 408 CV de potencia

Y es que bajo el capó delantero se esconde un motor conocido y que impulsa las versiones M40i del Z4… solo que debidamente adaptado para la ocasión. Tanto es así que en este Boldmen CR4, debido a diferentes mejoras de las que no dan detalle alguno, pasa de 340 a 408 CV de potencia, de forma que demanda solo 3,9 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h, lo que supone una reducción de 0,6 segundos respecto a un Z4 M40i original. Eso sí, su velocidad punta continua limitada a 250 km/h.

Boldmen no da tampoco muchos más datos sobre si hay mejoras en el chasis, así como en su interior, que como es de esperar, se podrá personalizar al gusto del cliente.

Esta nueva compañía alemana planea fabricar 20 unidades de este Boldmen CR4, mientras que el año que viene quieren sumar otros 80 ejemplares. Si bien, aseguran que tienen capacidad para producir 120 de estos CR4 al año.

Cada uno se ensambla a mano, pero hacerse con uno de ellos será bastante caro, porque tendrá un precio de partida de 185.000 euros en Alemania, que es prácticamente tres veces lo que allí cuesta un BMW Z4 M40i (62.700 euros), un deportivo descapotable que aquí cuesta 70.750 euros para comenzar a hablar.