sábado, 10 diciembre 2022

Bentley y Naim. 10 años de éxito

Dos marcas que de lujo en sus correspondientes mercados, uno en el automovilístico como Bentley y otro en el del mundo del audio como es Naim, vuelven una vez más a dar la nota en el último modelo de la marca: el Flying Spur. Esta asociación no es nueva ya que ambas marcas llevan colaborando desde hace ya una década y los resultados siempre han sido exitosos.

Con el nuevo sedán de lujo de la firma británica, un vehículo a la vanguardia en cuanto a innovación, conectividad, confort y placer de conducción, los chicos de Naim han subido el nivel y la integración y calidad del producto realizado es tan impresionante como admirable, ya que cuenta con hasta 21 altavoces repartidos por el Flying Spur. Además, el equipo cuenta con su amplificador y transductor activo de los bajos, para una calidad de sonido diga de un cine.

Todos los parámetros y ajustes de sonido se realizan desde la pantalla táctil de 12,3 pulgadas que equipa el Bentley y que nos permitirá seleccionar multitud de opciones específicas a la hora de disfrutar del sonido dentro del habitáculo, haciendo que la experiencia sea personal y lo más fiel a lo que cada usuario necesite en cada momento.

Evolución constante

Y es que cada generación de Bentley ha sido testigo del constante avance y mejora de los sistemas de audio de Naim for Bentley. Cuando la asociación dio comienzo en el año 2008, el equipo que ofrecía la firma constaba de 15 altavoces que arrojaban una potencia de 1.100 W, nada mal para tratarse de un sistema con más de 10 años de antigüedad. Sin embargo, el último modelo que montara el nuevo Flying Spur -y que se extenderá al resto de la gama- cuenta con nada más y nada menos que 2.200 W, doblando así la potencia que inicialmente ofrecían allá por el 2008, y que se reparte entre los 21 altavoces que pueblan el interior del lujoso sedán inglés. Este sistema ha sido especialmente diseñado para estos coches e incluso mantiene las prestaciones cuando se monta en el Continental GT cábrio con la capota bajada. Eso sí, cuando más se disfruta de su envolvente sonido es cuando se circula con ella subida o en cualquier otro modelo de la marca con techo duro, ya que se encuentran insonorizados de manera ejemplar, por lo que el sonido cuenta con una calidad exquisita.

Por si no fuera suficiente con disfrutar de ellos en nuestro vehículo (o por si no tenemos un Bentley en el garaje), Naim ofrece también un sistema de audio para casa con tecnología Bluetooth; el Mu-so inalámbrico de primera generación. Este se divide en dos modelos, uno de 450 W y otro más pequeño en forma de cubo que cuenta con 300 W. Además, comparten diseño y paleta de colores con la firma británica Bentley.