Land Rover siempre se ha caracterizado por ser una referencia en la fabricación de vehículos de tracción a las cuatro ruedas. El primero surgió en 1948, en plena posguerra británica tras la idea de los hermanos Wilks, directivos de la fábrica Rover, que decidieron producir el primer todoterreno para el público civil. Para ello, utilizaron el robusto chasis de un Jeep Willys al que añadieron un motor de gasolina, una caja de cambios y un eje trasero de Rover. Se le denominó Serie I y se convirtió en un éxito inmediato. El coche acertó de pleno con las cualidades que necesitaban en el sector de la agricultura, el ejercito, los servicios de urgencia y rescate. En 1959 salió la unidad 250.000 de la fábrica de Solihull en Inglaterra, consolidando su éxito.

En la década de los 60, se incremento de manera significativa la demanda de vehículos con tracción total, por lo que Land Rover encargó a sus ingenieros crear un nuevo vehículo que aunara la capacidad de un todoterreno y el confort y comportamiento en carretera de un coche familiar. Así surgió en 1970 el Range Rover, que cosechó también un éxito rotundo.

En 1994, el grupo Rover es comprado por la empresa alemana BMW. Ese año también se introduce la segunda generación del Range Rover, mientras que el Range Rover original cambia al nombre de Range Rover Classic, continuando con este hasta 1995. El Land Rover Freelander es introducido en 1997 y la segunda generación del Discovery en 1998. En 2000, BMW vende Land Rover al consorcio estadounidense Ford por cerca de £1.8 Mil millones (aproximadamente 3 Mil millones en ese momento). La evolución de Land Rover y Range Rover ha continuado hasta la actualidad. Se cambió el nombre de Serie I por Defender, pero mantuvieron su original diseño clásico. En 1989 fue presentado en el Salón de Fráncfort el Discovery que se ha hecho un hueco como el 4×4 familiar, y en 1997 se presento el Freelander, un vehiculo más compacto, que se ha convertido en el modelo más vendido de la marca hasta la fecha.

La evolución de Land Rover y Range Rover ha continuado hasta la actualidad. Se cambió el nombre de Serie I por Defender, pero mantuvieron su original diseño clásico. En 1989 fue presentado en el Salón de Fráncfort el Discovery que se ha hecho un hueco como el 4×4 familiar, y en 1997 se presento el Freelander, un vehiculo más compacto, que se ha convertido en el modelo más vendido de la marca hasta la fecha. Debido a la crisis en el sector automotriz, en 2008 Ford vendió Land Rover y Jaguar a Tata Motors

Recientemente, la marca inglesa ha sacado al mercado el Evoque, de diseño más joven y moderno, y que ha supuesto toda una revolución. Además, presentaron también la que será la cuarta generación del Range Rover, la segunda generación de su variante deportiva el Range Rover Sport y anunció el cese de la producción de su clásico Defender para sustituirlo por uno completamente nuevo.

En la actualidad es la única compañía que se dedica en exclusiva a la fabricación de vehículos SUV y todoterreno, quizá por esta dedicación viene su éxito y su reconocimiento a nivel mundial como una de las mejores opciones a la hora de elegir un vehículo 4×4.

Artículo anteriorAbarth
Artículo siguienteMcLaren