Fue en 1899 cuando August Horch fundó Horch & Cie, la precursora de Audi. 10 años más tarde Horch decidió desvincularse de la compañía que había creado. Como no podía ponerle su mismo nombre por temas legales decidió acudir al vocablo en latín de Horch, 'Audi' (oye o escucha en alemán). Ahí comenzó todo, siendo el Audi Type A de 1910 el primer coche resultante de esa nueva aventura.

Hubo que esperar hasta 1932 para que naciera el famoso logo de los cuatro aros. De cara a conseguir un potente grupo Horch, Audi y las otras dos fabricas de automóviles afincadas en Sajonia, DKW y Wanderer, se unieron para formar Auto Union AG. Cada uno de los fabricantes estaba representado por un aro, fomentando así las sinergias entre todos ellos.

Audi se benefició de ello al contar a partir de 1933 con tracción delantera de DKW, motores Wanderer y carrocerías Horch. Entonces Audi tenía ya un posicionamiento premium, con producción de modelos de media y alta gama solo por debajo del lujo de los coches Horch. Muestra es su Audi 920 Cabriolet de 1939.

Antes de la Segunda Guerra Mundial el fruto más llamativo del grupo fue el Auto Union Type C Streamliner, un bólido con motor 6.0 V16 de 520 CV de potencia capaz de coquetear con los 400 km/h de velocidad punta en pistas preparadas para ello. Las legendarias flechas plateadas que luego otros fabricantes han reclamado para sí.

Tras la guerra la Unión Soviética desmanteló las fábricas de Auto Union y el grupo se refundó en 1949 en una nueva planta en Ingolstadt (sede actual) que mantenía el logo de los cuatro aros. Fueron años volátiles, ya que en 1958 Daimler-Benz se hizo con su propiedad y trasladó la sede a Stuttgart. No fue hasta 1966 cuando pasó a ser controlada por Volkswagen previa compra de acciones mayoritaria en 1964. En 1967 llegó la fusión con NSU y sus pinitos con los motores rotativos, aunque para 1969 Audi AG ya era un fabricante perfectamente integrado en el organigrama de Volkswagen.

Fruto de esta estabilidad que llevó 20 años conseguir, se lanzó el Audi 100 en 1968, base de esta nueva etapa, que estuvo 27 años en producción entre sus cuatro generaciones. Se complementó en los años 70 con los Audi 80 de 1972 y Audi 50 de 1974, precursores de los Volkswagen Passat y Polo respectivamente. La larga colaboración con Volkswagen que llega hasta hoy se cristalizó estos años.

La gama Audi incluye un amplio abanico de modelos que van desde utilitarios hasta todoterrenos pasando, por supuesto, por modelos deportivos. Actualmente tienen a la venta 12 modelos diferentes que son el A1, el A3, el A4, el A5, el A6, el A7, el A8, el Q3, el Q5, el Q7, el R8 y el TT.

Artículo anteriorAbarth
Artículo siguienteMcLaren