miércoles, 7 diciembre 2022

Ferrari y Charles Leclerc, o cuando un segundo puesto es alivio y victoria

Un ultimo gran premio de la temporada suele estar abrazado por las despedidas. Hasta el próximo año, para la mayoría. En el Gran Premio de Abu Dabi, además del cierre del campeonato 2022, se producía un adiós de alto calibre, y quedaba flotando en el aire otro de alta responsabilidad: Sebastian Vettel, el primero. Mattia Binotto y su salida de Ferrari, el segundo. Mientras tanto, Max Verstappen se despedía también, eso sí, con su decimoquinta victoria.

Si algo ha distinguido el último baile del alemán en la Fórmula 1 fue el cariño y afecto universal con el que salía por la puerta grande de Yas Marina. El consenso en torno a su figura era generalizado, otro ejemplo contrastado del adagio de quien siembra, recoge. En el caso de Mattia Binotto, desde que surgieron los rumores de su posible cese también surgieron voces favorables a su continuidad. Respetado en el ‘paddock’ por su talante, y ante el temor a que la marca italiana volviera a repetir dinámicas del pasado. Al terminar el Gran Premio de Abu Dabi se desconocía su destino, aunque algunas voces hablaban de noticias en los próximos días. Pero si la última carrera podía decantar la continuidad de Binotto, su equipo le hizo los honores para ello.

Ferrari dio la talla en Abu Dabi

Los rumores en los medios surgieron tras Brasil, a falta de solo una carrera. Ferrari corría el peligro de perder el segundo puesto de Leclerc y en Constructores. Si la suerte de Binotto estaba echada, poco importaba el resultado. Si mantener ese estatus podría salvar su cabeza, Ferrari debía dar la talla en Yas Marina. Lo logró con el segundo y cuarto puesto de Leclerc y Sainz.

Habrá quien argumente que Checo Pérez no hizo suficientes méritos para merecer el subcampeonato. Desde Brasil, Carlos Sainz mostró su disposición para ayudar a su compañero, pero Max Verstappen solo la ofreció tras la turbulenta polémica de Interlagos, con la sensación de ser forzado a ello. El mexicano llegó empatado a puntos a Yas Marina con Leclerc, y debía terminar por delante de este para ser subcampeón, un doblete que Red Bull nunca había logrado antes con sus pilotos. Que Verstappen hubiera cedido su puesto en Interlagos al mexicano hubiera supuesto alguna opción estratégica más. No fue el caso.

Carlos Sainz, Ferrari

Max Verstappen sí ayudó con su rebufo al mexicano para colocarse segundo de parrilla del último gran premio. Desde esa posición todo parecía más fácil, dada la superioridad del RB18 sobre el F1-75 en Yas Marina. Pero el holandés no ayudó dejando pasar a su compañero y protegiéndole en la carrera. Más que ayuda de equipo, era Pérez quien debía ayudarse a sí mismo. No lo consiguió porque además falló en dos ocasiones, la primera con una ligera salida de pista al poco de volver de su primera parada en boxes, y la segunda, cuando fue superado por Lewis Hamilton a pesar de montar neumáticos más frescos, lo que le costó preciosos segundos para no echar el lazo a Leclerc en las últimas vueltas. Tan criticado por sus estrategias en otras carreras de 2022, Ferrari robó la cartera a Red Bull con una jugada inesperada.

Cuando Carlos Sainz entró por segunda vez en boxes, en Red Bull esperaban que el monegasco repitiera la maniobra de su compañero. Efectivamente, el mexicano entró por segunda vez en boxes. Pero Ferrari dejó a Leclerc en la pista. obligando a una furiosa remontada de aquel con un margen tremendamente ajustado. Por su parte, Leclerc debía mimar sus neumáticos sin sucumbir a la presión. Sus tensos mensajes por radio a su ingeniero en los compases finales evidenciaban esa tensión. (“No me hables en las curvas” “Dejadme solo”) Pérez se quedó a tiro de DRS y algún segundo de Leclerc.

El segundo puesto es el trabajo de toda una temporada en Ferrari

“Este segundo puesto en ambas posiciones es el resultado del trabajo de toda una temporada, no solo de la carrera de hoy. El equipo funcionó bien este fin de semana y no se distrajo con especulaciones”, se felicitó Binotto al terminar. Ferrari contaba con 19 puntos de ventaja sobre Mercedes antes del último gran premio. El equipo italiano desembarcó en el campeonato ganando dos de las tres primeras carreras, con el monoplaza más competitivo, hipotético aspirante al título. Pero llegó a las últimas carreras amenazado por Mercedes para el subcampeonato gracias a la capacidad de evolución del equipo alemán durante 2022 desde un comienzo infame. El doblete de México debió escocer en las alturas de Ferrari, porque el equipo italiano no ha vuelto a ganar desde Austria, antes del verano.

Max Verstappen

«El equipo ha crecido mucho en las últimas temporadas. 2020 y 2021 fueron los años más duros y oscuros, nadie hubiera apostado que saldríamos tan fuertes esta temporada con una nueva era. Lo habíamos anticipado, dijimos que queríamos ser competitivos, pero nunca prometimos ganar el campeonato». Binotto presentaba los argumentos de una estrategia que había cumplido sus objetivos, pero también hizo acto de contricción. “Este año hemos demostrado que aún no estamos maduros y listos para la victoria. Éstos son hechos. Cometimos algunos errores en varios fines de semana, pero seguiremos mejorando. Ser competitivo y ganar son dos cosas diferentes, y hay un paso más que dar». Si Mattia Binotto siguiera en su posición, sin duda ha recibido un serio aviso para el futuro desde esas mismas alturas.

Carlos Sainz ya espera la nueva temporada de Ferrari

Carlos Sainz también realizó su particular balance tras el último gran premio de su temporada más dura en la Fórmula 1. “Tengo ganas de que llegue el año que viene, porque esta segunda parte he ido mucho más cómodo, mucho más rápido, y con la base que tengo ahora se puede empezar a trabajar fuerte el año que viene. Será un coche diferente e intentaremos ponerlo bien a mi gusto desde el principio y empezar bien la temporada”.

Binotto, que apoyó a Sainz incluso cuando se pedía su subordinación a Leclerc, también examinaba el segundo año de su piloto en Ferrari. “Carlos ha tenido una temporada positiva en conjunto, ha contribuido al segundo lugar en Constructores, que es importante para nosotros. Tuvo problemas al principio de la temporada, se tuvo que adaptar para configurar estos coches, pero en la segunda parte ha sido bastante fuerte. Ha sido una temporada mixta, con un comienzo difícil, pero con una segunda parte de la temporada mucho mejor”. Lástima, como siempre lamentó el español este año, con una dialnámica personal inversa a la de su equipo.

Fernando Alonso

Y Alonso ya está deseando probar el Aston Martin

“Es el resumen del año”, volvía a lamentarse Fernando Alonso tras el enésimo abandono por avería mecánica con Alpine, esta vez por última vez. “Hemos ido rápido, pero hemos tenido seis abandonos. En Australia se rompió el coche en la crono, en Austria ni arrancó, en Canadá me quedé sin batería… No son sólo seis, son nueve o diez”. Pocos minutos de terminar el Gran Premio de Abu Dabi y de despedirse de los miembros de Alpine, literalmente, Fernando Alonso trasladaba su su maleta a las oficinas de Aston Martin, su nuevo destino. La imagen literal del significado de pasar página. Esta semana ya rodará a bordo del “coche verde”, como gustaba denominar en las últimas carreras. Aquel que deja Sebastian Vettel en su emotiva despedida de la Fórmula 1.