lunes, 5 diciembre 2022

El dulce sabor de la revancha para Sergio Pérez en el GP de Singapur

“Desde mi punto de vista, realmente no pienso mucho en ello. Lo siento por los aficionados, porque incluso para nosotros el año pasado, hasta el último momento, fue intenso para todos”. Al comenzar el GP de Singapur, Lewis Hamilton se hacía eco del temor de que Max Verstappen cerrase matemáticamente el título con cinco carreras por delante. Es cuestión de tiempo de que el holandés logre su segundo campeonato, pero, afortunadamente, no fue en Marina Bay. Tampoco Ferrari aprovechó, una vez más la oportunidad que se le brindó. Y en 2022 van…

Con cinco triunfos consecutivos y un RB18 subido a la cresta de la ola competitiva, Singapur se ofrecía como un escenario idóneo para el F1-75 italiano, tan desenvuelto en las curvas medias y lentas y en tracción. Leclerc no desaprovechaba la oportunidad de lograr media victoria con la pole, la novena de la temporada. Red Bull cometía un inusual error con la carga de combustible que dejaba colgado de la brocha a Verstappen cuando iba camino de superar al monegasco. Arrancaría desde la octava posición. Como el propio Adrian Newey reconocía desde la parrilla de salida, la “victoria está muy difícil”. Así fue, pero nadie esperaba que su compañero de equipo, tan cuestionado en las últimas fechas, tomara el testigo tan tanta brillantez.

Podio GP de Singapur

Pérez acalla las críticas en el GP de Singapur

La evolución del RB18 desde el pasado Gran Premio de Mónaco ha ido en detrimento del piloto mexicano. Desde su victoria en el Principado, Red Bull ha ido reduciendo el peso de su monoplaza y redistribuyéndolo en su puesta a punto, hacia un comportamiento más directo y ‘puntiagudo’ de su eje delantero. Sin embargo, opuesto al estilo del mexicano, más cómodo con un cierto punto de subviraje. Checo Pérez ha sufrido desde entonces, hasta el punto de recibir duras críticas puntuales de Helmut Marko antes de verano. “Checo se ha ido de vacaciones antes de tiempo”, A pesar del segundo puesto de Spa, el rendimiento del mexicano a la vuelta del verán seguía sin cubrir los exigentes estándares de Red Bull.

Tras un difícil viernes, sin embargo, Pérez se aupó a la segunda línea de parrilla. En la arrancada sorprendió a Charles Leclerc. Con una carrera tan larga por delante (61 vueltas, aunque finalizada por el límite reglamentario) parecía que el monegasco contaría con opciones para terminar con esa maldición que le acompaña desde Austria. Pista cambiante, paradas en boxes para pasar del intermedio al neumático liso, varios coches de seguridad… Sin embargo, Pérez aguantó durante toda la carrera sin el mínimo error. Cuando el DRS se habilitó, su suerte parecía echada. el mexicano controló y respondió a las embestidas del monegasco. Con la sanción pendiente por no respetar presumiblemente la distancia con el coche de seguridad, el equipo incluso le pidió que “desapareciera”, es decir, que tirara como un loco para sacar más de cinco segundos a Leclerc en caso de que se confirmara la amenaza de la sanción.

Leclerc  GP de Singapur

Parecía misión imposible. Sin embargo, en sus ataques, el monegasco había fundido sus neumáticos, pero, también, físicamente a sí mismo. Pérez se reivindicaba a lo grande, y lanzaba algún dardo por la radio al celebrar la victoria ante quienes dudaban de aquel piloto que al principio de año rivalizaba con Verstappen, para luego perderle en la distancia. Al bajar del coche le esperaban para abrazarle Christian Horner, Adrian Newey y… Helmut Marko. Los tres lo hicieron al unísono.

Leclerc perdió la victoriaen el GP de Singapur en la salida

La penalización de cinco segundos no arrebataba tan merecida victoria, gracias también a su extraordinario esfuerzo final, cuando en un momento parecía carne de cañón ante Leclerc. Demasiado injusto perder semejante monumento de pilotaje en la carrera más dura del año. “Ha sido mi mejor victoria, el mejor rendimiento de mi carrera, lo di todo hoy” reconocía después, idénticas palabras a las de Horner por la radio, nada más pasar bajo la bandera a cuadros. Verstappen, por su parte, cometió los errores en los que no había incurrido en toda la temporada, y terminó séptimo. El título podría llegar en Suzuka, siete días después. Fue la dulce revancha del patito feo, Checo Pérez.

“Tal vez perdí la carrera en la salida, pero es parte del juego, el comienzo fue muy bueno, pero luego fue muy difícil adelantar para nosotros”, se lamentaría Leclerc, quien en mojado confirmó su ritmo para haber ganado la carrera, que perdió en la salida. Ferrari llevó a sus dos pilotos al podio por primera vez desde Miami, pero la sensación con Carlos Sainz fue distinta. Un tercer puesto, sí, pero más a la defensiva que al ataque. Después de dos días brillantes el español perdió ritmo y confianza en el asfalto mojado de Marina Bay, en sus propias palabras. Estuvo, pero sin estar.

Sainz GP de Singapur

Sainz, menos competitivo de lo esperado; Alonso, decepcionado por su abandono

Sainz incluso pedía disculpas al equipo por la radio al terminar la carrera por saberse menos competitivo de lo esperado en condiciones en las que habitualmente se desenvuelve bien. Pero siempre se quedó descolgado de Pérez y Leclerc, incluso después de los reagrupamientos del coche de seguridad. ¿Su consuelo?, no haber cometido errores que arrojaran por la borda el podio, en una jornada importante para Ferrari en su pugna con Mercedes por el segundo puesto en Constructores: 437 frente a 373, cuando Mercedes se había acercado peligrosamente en las últimas carreras.

Fernando Alonso era la viva estampa de la decepción al término del Gran Premio de Singapur, en una de sus pistas favoritas. Tras su espléndida clasificación del sábado, (quinto) en la vuelta 20 se había terminado su carrera cuando luchaba con Lando Norris y aspiraba al quinto o cuarto puesto final. Era el segundo abandono consecutivo por avería mecánica (Monza, el anterior) y del enésimo problema de la temporada. “Muy disgustado, porque creo que han sido unas buenas prestaciones por mi parte durante todo el fin de semana que se truncan por otra avería, en el 14, es verdad que se pararon los dos Alpine. Pero uno (Ocon) estaba decimotercero y son cero puntos, así que no cambia mucho. Sin embargo, para mí este año me está cambiando casi todo».

Alonso GP de Singapur

En el fondo, lo que de verdad Alonso lamentaba era haber no llevar su monoplaza allá donde no se espera a un Alpine antes de comenzar el fin de semana, cuando estuvo cerca de ello. “Lo bueno es que estoy con ganas de estar en coche otra vez, Suzuka (el próximo domingo) es uno de mis circuitos favoritos, y la afición japonesa también, así que no veo el momento de llegar a Japón”. Aunque queda por conocer si la avería de Singapur también pasa su factura en Suzuka.