En el año 2018 la artesanal compañía británica Lunaz Design anunció su plan para mantener vivo el legado de los vehículos clásicos más hermosos de la historia a través de un completo trabajo de restauración, reingeniería… y electrificación. Dese ese momento ha sido capaz de fabricar verdaderos iconos del automovilismo equipados con una mecánica eléctrica. Y a todos ellos ahora tiene que sumar el mítico Aston Martin DB6.

Artículo anteriorEl piloto Ken Block conduce el mítico Audi ganador del campeonato DTM
Artículo siguienteEl preparador AC Schnitzer ya le ha metido mano al nuevo BMW M3 Competition