Al tener dos tamaños distintos, Opel aprovecha esa doble oportunidad en un segmento en el que la firma alemana no tenía un excesivo peso con el anterior Combo. Así pues se convierte en dos variantes del modelo: la versión Life con un uso que combina ocio y trabajo y la versión Cargo, dedicada exclusivamente a un uso comercial. Si a eso se añade que el nuevo Opel Combo ya dispone de esas dos longitudes de carrocería -la versión XL mide 4,75 metros de longitud frente a los 4,40 del Combo normal- el resultado es una gama completa y que da respuesta a todas las necesidades que uno pueda imaginar.

Artículo anteriorEl mítico Volkswagen Golf GTI sigue su legado
Artículo siguienteNissan nos muestra como trabajan artesanalmente el GT-R50 Italdesign