Han pasado dieciocho meses desde que la firma británica Bentley escribiera parte de la historia en una de las carreras famosas de todos los tiempos: Pikes Peak. Y es que con este impresionante Bentley Continental GT consiguió con la ayuda del piloto Rhys Millen (tres veces vencedor en la 'subida a los cielos') parar el crono en 10 minutos y 18,4 segundos, convirtiéndose en el vehículo de producción más rápido en esa carrera.

Artículo anteriorAsí han evolucionado los sistemas de iluminación en Audi desde 1971
Artículo siguienteCarlos Sainz, Laia Sanz y Acciona y QEV Tech forman un equipo de Extreme E