El tercer Qashqai dice adiós al diésel y apuesta exclusivamente por la gasolina, aunque con dos soluciones realmente innovadoras: por un lado, un motor 1.3 turboalimentado con hibridación suave, por otro, la tecnología e-Power, que va más allá que los híbridos convencionales en el papel que juega la electrificación.

Artículo anteriorTobias Moers prueba el superdeportivo Aston Martin Valkyrie en Silverstone
Artículo siguienteEl piloto Nico Rosberg desafía a un Formula E con el nuevo Audi RS e-tron GT