Nissan Qashqai. Aquí tienes su tercera generación. Y huele a éxito
CON TECNOLOGÍA E-POWER

Nissan Qashqai. Aquí tienes su tercera generación. Y huele a éxito

La tercera generación del Qashqai llega para prolongar el éxito de sus antecesores, líderes desde 2007. Pero la marca japonesa ha hecho los deberes, y sin apartarse excesivamente de la estética conocida, ha preparado un SUV totalmente nuevo y más funcional, además de con lo último en tecnología.

Pedro Martín

Pedro Martín

18 de Febrero 2021 11:00

Comparte este artículo: 0 0

Será esta primavera cuando llegue a los concesionarios el nuevo Qashqai, un modelo al que podríamos calificar de anglojaponés pues, como sus predecesores, ha sido diseñado por el equipo de Nissan Design Europe que la firma nipona tiene en Londres, mientras que su ingeniería es obra del Nissan Technical Center Europe de Cranfield, también en el Reino Unido. Y la producción se mantendrá en la fábrica que Nissan tiene en Sunderland, otra localización británica.

Mismos autores, por así decirlo, para renovar un éxito comercial que superó siempre las expectativas de la marca. Porque cuando llegó el primer Qashqai no había nada parecido en el mercado y Nissan estimó que podría vender unas 100.000 unidades anuales, pero aquel modelo del segmento C compacto en el que la posición de conducción era más elevada que en sus rivales cuajó rápidamente, y durante toda su vida comercial, reforzada en 2008 por la llegada del Qashqai+2 con distancia entre ejes alargada y siete plazas, se vendieron una media de 200.000 unidades anuales. Cuando fue sustituida en 2014 por la segunda generación, el Qashqai tenía ya 17 competidores directos, pero las ventas continuaron tan fuertes que se convirtió en el vehículo fabricado en Gran Bretaña que antes alcanzó las 500.000 unidades producidas. Y hasta la fecha, el Qashqai suma más de cinco millones de unidades vendidas en todo el mundo, de las que más de tres millones corresponden a Europa y nada menos que 320.000 al mercado español, donde el Nissan Qashqai es líder de su segmento desde su nacimiento hace casi 14 años.

Mantiene sus actuales dimensiones

El nuevo Qashqai no presenta una imagen externa radicalmente diferente, pues Nissan opta por sucesiones que sean más una evolución que una revolución, al estilo de lo que sucede con el Volkswagen Golf, pero estamos ante un modelo totalmente nuevo y creado desde una hoja en blanco. De hecho, será el primer modelo que emplee en Europa la moderna plataforma CMF-C de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, y aunque conserva las proporciones del modelo actual (4.425 milímetros de longitud), clave para ser familiar pero conservar buenas aptitudes urbanas, adopta una arquitectura inédita en la que tienen protagonismo los nuevos materiales, más ligeros, como el aluminio usado en las puertas delanteras y traseras, el capó o los guardabarros delanteros, que por sí solo resta 21 kilos a una carrocería que, en conjunto, es 60 kilos más ligera que la anterior (el portón trasero de material compuesto reduce otros 2,6 kilos) pese a ser un 41 por ciento más rígida y más resistente a la deformación en caso de accidente; punto en el que tienen gran relevancia la utilización en la estructura de un 50 por ciento más de acero de ultra alta resistencia o las nuevas uniones de alta resistencia donde los pilares A, B y C se unen con el techo y el suelo.

El nuevo Qashqai mide 4,42 metros de largo, prácticamente lo mismo que el actual. Ahora bien se sustenta sobre una plataforma totalmente nueva que le permite ganar amplitud, usar nuevas suspensiones, mecánicas...El nuevo Qashqai mide 4,42 metros de largo, prácticamente lo mismo que el actual. Ahora bien se sustenta sobre una plataforma totalmente nueva que le permite ganar amplitud, usar nuevas suspensiones, mecánicas...

La nueva plataforma CMF-C se traduce también en una dirección y una suspensión innovadoras. En el primer caso, la dirección asistida ofrece, según Nissan, una respuesta mejorada, un mejor tacto en la parte central (cuando conducimos en línea recta o con curvas suaves, por así decirlo) y una menor fricción, mientras que la suspensión estrena una actualizada configuración MacPherson en ambos ejes; aunque el tren posterior es diferente en función de la versión elegida. Así, en los Qashqai con tracción a dos ruedas y llantas de hasta 19 pulgadas se opta por una barra de torsión con gran capacidad de absorción de impactos y supresión del ruido de la carretera gracias a la nueva alineación vertical del muelle y el amortiguador, más eficaz frente los baches e imperfecciones de la carretera. En cambio, la suspensión trasera para las versiones con llantas de 20 pulgadas y tracción a las cuatro ruedas recurre al esquema Multi-link, montado sobre el subchasis mediante bujes que reducen el ruido y las vibraciones, y que genera un equilibrio óptimo entre comodidad y respuesta dinámica.

El tercer Qashqai dice adiós al diésel

Pero el avance es aún más notorio en cuestión de mecánicas, donde el tercer Qashqai dice adiós al diésel y apuesta exclusivamente por la gasolina, aunque con dos soluciones realmente innovadoras: por un lado, un motor 1.3 turboalimentado con hibridación suave, por otro, la tecnología e-Power, que va más allá que los híbridos convencionales en el papel que juega la electrificación. Empezando por el 1.3 DiG-T, su sistema híbrido suave de 12V se llama ALiS (Advanced Lithium-ion Battery System) e incluye una batería de litio separada del motor e instalada bajo el suelo, más un generador accionado por correa para recoger la energía de frenada esta tecnología permite que los sistemas del motor funcionen con la energía recuperada, aumentando así la duración de la función Start/Stop (el motor se apaga si estamos frenando y la velocidad baja de 18 km/h) y reduciendo las emisiones medias de CO2 unos 4 g/km. El sistema híbrido ALiS, que supone un aumento de solo 22 kilos, también permite que al acelerar, mientras la velocidad esté entre 20 y 110 km/h, el motor genere un par adicional de 6 Nm durante un máximo de 20 segundos gracias a la energía de la batería de 12V. Y no es la única novedad del 1.3 DiG-T del Qashqai, pues Nissan ha mejorado 50 componentes: el turbocompresor cuenta con una válvula de descarga controlada eléctricamente para lograr una respuesta más rápida, las nuevas boquillas mejoran el inyector central, la reducción de la fricción en varios elementos reduce las emisiones, el filtro de partículas cuenta con un nuevo sustrato y un catalizador bajo el suelo...

Del 1.3 DiG-T con sistema ALiS habrá dos niveles de potencia, 140 y 158 CV, unidos en ambos casos a una transmisión manual de seis velocidades optimizada para que su manejo sea más rápido y deportivo. No obstante, la variante de 158 CV también estará disponible con la caja de cambios automática Xtronic CVT, actualizada también con una bomba doble eléctrica de aceite que reduce el consumo y mejora las sensaciones al acelerar, y que se puede combinar, a su vez, con dos tipos de tracción: delantera (2WD) y total (4WD). El sistema de tracción a las cuatro ruedas es nuevo, pues ahora presenta cinco modos de conducción (Normal, Eco, Deportivo, Nieve y Todoterreno) y agiliza el tiempo de reacción, pues cuando una rueda patina necesita solo 0,2 segundos para optimizar la motricidad.

e-Power. El gran protagonista

No obstante, la gran novedad en el terreno mecánico es la tecnología e-Power, primicia en Europa pero que triunfa desde hace años en Japón en modelos como el Note o el Serena, en los que supone respectivamente el 70 y el 50 por ciento de las ventas. En el caso del Qashqai e-Power, que no llegará hasta 2022 y exclusivamente con tracción delantera , el sistema propulsor está formado por una batería de alto rendimiento y una motorización integrados con un motor de gasolina de 157 CV (se ha optado por un nuevo 1.5 en lugar del 1.2 de 108 CV usado en el Note e-Power), un generador de energía, un inversor y un motor eléctrico de 140 kW (190 CV). La diferencia clave frente a los modelos híbridos convencionales es que el motor eléctrico es del mismo tamaño y potencia que el de un vehículo cien por cien eléctrico, y que es el único encargado de impulsar las ruedas, pues aquí el motor de gasolina no está conectado a las ruedas sino que simplemente se ocupa de cargar la batería durante la marcha, aunque el 1.5 de gasolina también puede transmitir energía directamente al motor eléctrico para lograr potencia adicional. Y como el motor de gasolina funciona siempre en el rango óptimo de revoluciones, apenas hace ruido y maximiza la eficiencia de combustible, pues las primeras homologaciones señalan un consumo medio de 5,3 l/100 km, con emisiones de 122 g/km.

Los motores dCi desaparecen en la tercera entrega del Qashqai. En su lugar llegará un 1.3 DIG-T electrificado y con 140 y 158 CV de potencia. El punto fuerte será el e-Power, un eléctrico de autonomía extendida. Pero su 1.5 de gasolina no mueve sus ruedas.Los motores dCi desaparecen en la tercera entrega del Qashqai. En su lugar llegará un 1.3 DIG-T electrificado y con 140 y 158 CV de potencia. El punto fuerte será el e-Power, un eléctrico de autonomía extendida. Pero su 1.5 de gasolina no mueve sus ruedas.

El Qashqai e-Power, en el que según Nissan disfrutaremos de la misma aceleración instantánea que en un vehículo eléctrico, cuenta con tres modos del conducción: Normal, Eco y Sport. En este último, el coche acelera aún más rápido y tiene una potencia de frenado aumentada, mientras que en Eco el coche entra en modo ahorro y optimiza la energía de la batería. Además, en cualquiera de los tres programas citados es posible seleccionar el modo B del cambio automático, que incrementa la retención al levantar el pie del acelerador y evita tener que usar tanto el pedal de freno. Pero es que, además, se beneficia como el eléctrico Leaf del modo e-Pedal, que permite al conductor arrancar, acelerar y desacelerar utilizando solo el pedal del acelerador, lo cual incluye según Nissan hasta el 90 por ciento de las situaciones de conducción.

Seguro y conectado

En el repaso del nuevo Qashqai ahora desvelado es obligada la mención al asistente de conducción ProPilot, mejorado y cuya nueva generación se denomina Pro-Pilot con NaviLink. Este sistema, disponible a partir del nivel media N-Connecta, es capaz de acelerar y frenar el vehículo al circular por un solo carril en autovía o autopista, y puede acelerar para circular a una velocidad establecida y frenar hasta detenerlo por completo en condiciones de tráfico intenso, de manera que incluso reanuda automáticamente la marcha si el vehículo ha estado parado menos de tres segundos y el vehículo por delante se aleja. El sistema de dirección y la cámara actualizan constantemente la posición del Qashqai, ayudando a centrarlo en su carril y adaptando la distancia de seguridad. Y no solo tiene en cuenta la velocidad que hayamos fijado, sino que ProPilot con NaviLink también adapta la velocidad del coche en función de circunstancias externas adicionales, como cuando el vehículo entra en una zona con límite de velocidad más bajo en autopista, pues es capaz de leer las señales de tráfico y tiene en cuenta los datos del navegador para ralentizar la velocidad sin que el conductor tenga que volver a ajustar manualmente la velocidad en el control de crucero. E incluso puede ajustar la velocidad si el sistema navegación le informa de la proximidad de curvas con un radio más cerrado o carriles de salida de la autopista. Además, el sistema ProPilot con NaviLink puede comunicar con los radares de control de ángulo muerto para ayudar al conductor mediante una corrección de la dirección y evitar que se produzca una maniobra de cambio de carril si hay un vehículo en la zona de ángulo muerto.

En su nuevo cuadro de instrumentos digital se podrán visualizar diferentes pantallas que nos informan del estado de sus avanzados sistemas de seguridad activa y de conducción semi-autónoma.En su nuevo cuadro de instrumentos digital se podrán visualizar diferentes pantallas que nos informan del estado de sus avanzados sistemas de seguridad activa y de conducción semi-autónoma.

Otras mejoras en el capítulo de la asistencia a la conducción incluyen el aviso de protección lateral para situaciones urbanas, que alerta al conductor del riesgo de contacto con un objeto en el lateral del vehículo, y la intervención para evitar colisiones al salir marcha atrás de un aparcamiento gracias a una actualización del sistema de alerta por detección de objetos en movimiento, activando los frenos para detener el coche si percibe un obstáculo en movimiento cerca de nosotros.

No terminan ahí las innovaciones en cuestión de seguridad, pues si la segunda generación del Qashqai pronto sustituida incorpora faros LED en los acabados superiores desde 2014 (y los del nivel Tekna giran incluso para adaptarse al trazado de la carretera), el nuevo modelo estrena un sistema de faros delanteros matriciales que adapta la forma de la luz según las condiciones de la carretera y del resto de usuarios de la vía, de manera que su haz, dividido en 12 elementos individuales que pueden desactivarse selectivamente al detectar un vehículo que se aproxima por delante en sentido contrario o en el mismo sentido, ilumina de la forma más efectiva pero sin deslumbrar.

Más espacio en su interior

En cuanto al interior de la carrocería, decir en primer lugar que el maletero aumenta más de 70 litros respecto al actual, que no tenía ahí su punto más brillante, pasando a anunciar 504 litros con las cinco plazas en uso, algo a lo que ha contribuido la nueva suspensión trasera, que ocupa menos y permite bajar el suelo de carga 20 milímetros. Y para el habitáculo también se señalan mejoras de amplitud, pues al haber más distancia entre ejes las plazas traseras ganan 28 milímetros para las rodillas. También van más separados los dos ocupantes de las plazas delanteras, hay 15 milímetros de altura extra al techo tanto delante como detrás, y el puesto de conducción ha sido recalculado para que resulte cómodo a usuarios de entre 145 y 192 centímetros de estatura. Pero la banqueta posterior es fija, y no corredera como en algunos de sus rivales.

Por último, la conectividad juega un papel esencial en el arsenal tecnológico del Qashqai, que ofrece una fácil integración de smartphones, wifi integrado para hasta siete dispositivos y NissanConnect Services, que es una aplicación específica para controlar y monitorizar el vehículo. La navegación básica se realiza desde una pantalla de 9 pulgadas de NissanConnect, y es compatible con Android Auto y Apple CarPlay, y ya sea mediante radio DAB o desde un Smartphone, la reproducción de audio puede encomendarse al sistema de sonido Bose Premium, con 10 altavoces más la caja de bajos Acoustimass, situada en el maletero. No obstante, también se ofrece una pantalla central de información múltiple TFT de 12,3 pulgadas, y el Qashqai puede equipar un sistema Head-up Display de 10,8 pulgadas para proyectar a gran tamaño sobre el parabrisas informaciones de conducción.

El interior es completamente nuevo y estrena una pantalla central táctil que tiene nueve pulgadas. Se emplean materiales de mayor calidad, se optimiza la ergonomía y hay más espacio. Como detalle, su maletero crece 70 litros.El interior es completamente nuevo y estrena una pantalla central táctil que tiene nueve pulgadas. Se emplean materiales de mayor calidad, se optimiza la ergonomía y hay más espacio. Como detalle, su maletero crece 70 litros.

Asimismo, las funciones Home-to-Car son compatibles con el Asistente de Google y Amazon Alexa, esta última toda una novedad en esta tercera generación del Qashqai. Así, por ejemplo, el conductor puede enviar destinos al sistema de navegación del coche hablando con su dispositivo inteligente, minimizando el tiempo necesario para introducir el destino. Y las funciones de control del vehículo, como pueden ser el claxon y las luces remotas, así como el bloqueo y desbloqueo remoto de puertas, están disponibles a través de la aplicación NissanConnect para Smartphone. También se pueden configurar alertas inteligentes, incluyendo velocidad, hora y zona, mediante notificaciones de aplicaciones, en caso de que el vehículo supere los parámetros establecidos. E incorpora los informes de estado del vehículo, que se pueden consultar a través de la aplicación y que avisan a los usuarios si su vehículo requiere mantenimiento urgente, además de proporcionar una evaluación del rendimiento al instante y alertas de avería.

Por supuesto, también se ha incluido una consola de almacenamiento en la parte delantera que permite la carga de smartphones a 15 vatios, una de las más potentes del segmento y que puede adaptarse a las dimensiones de los dispositivos más grandes, incluyendo el Apple iPhone 12 pro Max de reciente lanzamiento.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon