En su investigación conjunta con JAXA, Nissan está evolucionando la tecnología e-4ORCE para mejorar su rendimiento en condiciones complicadas. Cuando los automóviles circulan por la arena, sus ruedas con frecuencia giran sin control y se clavan, lo que impide el avance. Para superarlo, la marca ha desarrollado controles de tracción que minimizan la cantidad de giro de las ruedas de acuerdo con las condiciones de la superficie lunar.

Artículo anteriorEste es el nuevo Radical SR10, tu coche de competición con matrícula
Artículo siguienteEl nuevo Kia Sportage ya se comercializa en Reino Unido