Semejante criatura utiliza esa misma gestión electrónica, pero estrena otras novedades como un completo sistema de escape con cuatro terminales traseros acabados en fibra de carbono. El resultado es este Audi RS7-R, un bólido con 740 CV de potencia y con 920 Nm de par motor, que harán que su cambio Tiptronic y su tracción quattro se esfuercen por transmitir todas estas cifras hacia el asfalto. Sus prestaciones no se han dado a conocer, pero queda claro que será más rápido que un RS7 Sportback 'del montón'.

Artículo anteriorCitroën sienta las bases de la futura movilidad urbana con su vistoso biplaza Ami
Artículo siguienteAsí es el elegante y espectacular Polestar Precept, un sedán eléctrico