El nuevo Mustang Shelby GT500, que llegará al mercado el próximo otoño, ha sido diseñado para destacar en todas las situaciones posibles. En la pista de aceleración, se ha configurado para ser único gracias a sus 700 CV y a la transmisión de doble embrague. En circuito, su rendimiento mejora gracias a su chasis de carreras, sus neumáticos Michelín específicos y a sus grandes discos de freno delanteros. Pero también destaca en la calle debido a su diseño aerodinámico y las últimas tecnologías de ayuda al conductor.

Artículo anteriorCadillac nos muestra el XT6, un crossover con tres filas de asientos
Artículo siguienteEl nuevo Ford Explorer tendrá una deportiva versión ST