Para impulsarse, el nuevo Honda Insight apuesta por un propulsor 1.5 i-VTEC con ciclo de funcionamiento Atkinson y perteneciente a la nueva familia i-MMD, al que se le suma otro motor eléctrico para ofrecer en total 155 CV de potencia y 267 Nm de par motor, datos más que suficientes para ofrecer unas dignas prestaciones. Todo ello se combina por medio de una singular transmisión totalmente eléctrica y sin velocidades, algo semejante a lo que utilizan los vehículos eléctricos puros.

Artículo anteriorEl vehículo autónomo del futuro de Volvo se llama 360c
Artículo siguienteEl renovado Fiat 500X llega cargado de tecnología