lunes, 8 agosto 2022

Tremery: de fabricar 1,5 millones de motores de combustión a dedicarse a eléctricos

El año 2035 está a la vuelta de la esquina. Como sabrás, ese año pone punto y final a la venta de vehículos con motores de combustión en Europa… salvo excepciones. Y eso obliga a las marcas a adaptarse a un ecosistema eléctrico. Y también a sus fábricas.

El gigante Stellantis es una de las muchas que se deben adaptar a un futuro 100% eléctrico. Ellos han sido quienes han confirmado que su gran factoría en Tremery, Francia, se va a actualizar por completo para ensamblar motores eléctricos. Hasta el punto de que en el año 2024 el 50% de la producción en Tremery será de motores eléctricos.

Tremery llegó a ser la mayor fábrica de motores diésel del mundo

Fábrica de motores de Tremery

Sin duda se trata de una noticia de calado, pero que también tiene mucho en común con lo que han hecho otros muchos fabricantes a nivel mundial. Por poner un ejemplo, BMW pretende que su fábrica de motores en Steyr se dedique a ensamblar mecánicas eléctricas a un ritmo de 600.000 anuales para el año 2025. Pero el 50% de la producción de Tremery supera esas cifras de largo.

Tanto es así que la planta que Stellantis tiene en Tremery, la cual inaugurada en el año 1979 y antaño propiedad del grupo PSA, en su momento de máximo apogeo se convirtió en la fábrica de motores diésel más grande del mundo. Además, actualmente allí se han llegado a ensamblar 7.000 propulsores al día a un ritmo de uno cada 26 segundos. Y eso da como resultado 1,5 millones de motores al año.

Actualmente el 61% de la producción de Tremery son motores diésel

Fábrica de motores de Tremery. Vista aérea.

Los tiempos han cambiado, de manera que la cuota de producción de motores diésel de la fábrica se encuentra en plena caída. Hasta el punto de que ahora el 61% de la producción de motores de esa planta corresponde a bloques diésel.

Para lograr esos objetivos, Stellantis confiará en dos empresas especialistas en el campo de la producción de componentes. Por un lado se encuentra la empresa japonesa Nidec, que ha dado lugar a una empresa conjunta denominada Emotors. Con ella, y tras inyectar la friolera de 93 millones de euros, apuntan a que más del 50% de la producción de motores de la fábrica sea eléctrica para el año 2024. Y eso supone más de un millón de ‘e-motors’ producidos cada año.

Ambas empresas ya han desvelado el motor eléctrico con el que pretenden hacer mucho más asequible la movilidad eléctrica. Bautizado con el nombre de M3, ha sido concebido para trabajar con una tensión nominal de 400 voltios.

Stellantis busca una movilidad eléctrica mucho más asequible

Fábrica de motores de Tremery. Motor M3 eléctrico.

Además de preparar para la producción de ese motor eléctrico M3 a su planta de Tremery, el grupo Stellantis ha habilitado otra de sus fábricas hacia la movilidad eléctrica. Se trata de la planta de transmisiones de Metz. Lo hace de la mano de Punch Powertrains y tras una inversión de 57 millones de euros. Esta planta se encargará de producir cajas de cambio y transmisiones para los vehículos híbridos del consorcio, con el objetivo de ensamblar 600.000 transmisiones específicas para 2024.

“Trémery-Metz son un excelente ejemplo de cómo estamos ejecutando nuestra transformación en la producción, tanto en Francia como en todas nuestras operaciones globales”, ha comentado el CEO de Stellantis, Carlos Tavares, acerca de la noticia. “Ahora hemos creado una nueva cadena de valor global con socios de confianza, incluyendo cinco gigafactorías, para apoyar nuestra estrategia global de baterías para vehículos eléctricos e impulsar nuestros objetivos Dare Forward 2030.”