jueves, 29 septiembre 2022

Adiós a los coches de gasolina, diésel o híbridos en 2035 en Europa con alguna excepción

Los ministros de Medio Ambiente de los 27 estados miembros de la Unión Europea llegaron la pasada madrugada a un acuerdo para que todos los coches nuevos que se vendan en la UE a partir de 2035 sean libres de emisiones de CO2. Esto supone que se prohibirá definitivamente la venta de coches diésel, de gasolina, híbridos y de gas desde ese año, ya que este acuerdo es el paso previo para establecer una legislación conjunta, que se espera arranque en breve.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ya había anunciado que España votaría a favor de la propuesta de poner fin a los coches de combustión en la Unión Europea en esa fecha, mientras que países como Alemania, Portugal o Italia habían pedido flexibilizar esta decisión.

Finalmente, el Consejo Europeo ha ratificado la medida anunciada por el Parlamento Europeo el pasado 8 de junio pero, a propuesta de esos países –Alemania ha tenido un peso especial en esta decisión–, habrá alguna excepción. En concreto, los ministros de Medio Ambiente se han comprometido a explorar la posibilidad de que a partir de 2035 se puedan matricular coches con motores de combustión impulsados por combustibles sintéticos cero emisiones, según ha confirmado la ministra para la Transición Energética de Francia, Agnès Pannier-Runacher, en representación de la presidencia rotatoria del Consejo de la UE.

Pese a ello, el vicepresidente de la Comisión Europea para el Pacto Verde, Frans Timmermans ya ha señalado que los combustibles sintéticos de cero emisiones «hasta ahora no parecen muy realistas porque parecen prohibitivos en términos de costes». Pero si los fabricantes consiguen que sean viables, la Comisión tendrá la mente abierta, según ha confirmado.

Según explican en un comunicado, el Consejo ha acordado «elevar los objetivos de reducción de las emisiones de CO2 de los automóviles al 55% para 2030 y del 50% para las furgonetas. También acordó introducir un objetivo de reducción de emisiones de CO2 del 100% para 2035 para automóviles y furgonetas nuevos». Esta medida se toma con el objetivo de lograr la neutralidad climática en Europa en 2050.

Evaluación de los coches híbridos enchufables

Además, en 2026, la Comisión Europea evaluará los progresos realizados para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones del 100% y la necesidad de revisar estos objetivos teniendo en cuenta los avances tecnológicos, incluso en lo que respecta a las tecnologías híbridas enchufables. También se evaluará que la transición hacia las cero emisiones sea «viable y socialmente equitativa».

Según ha dicho Frans Timmermans, «algunos fabricantes mantienen que los híbridos podrán llegar a lo que se necesita. Por ahora no lo hacen, pero si lo llegaran a hacer, lo reevaluaremos en 2026″, aunque según ha apostillado, «la mayoría de los fabricantes en el mundo, no solo en Europa, han optado por las baterías eléctricas».

Por último, el Consejo también ha acordado poner fin al mecanismo de incentivos regulatorios para vehículos de cero y bajas emisiones (ZLEV) a partir de 2030.