Las furgonetas Ford Transit se mueven con aceite de cocina reciclado
EMITE HASTA UN 90% MENOS DE GASES DE EFECTO INVERNADERO

Las furgonetas Ford Transit se mueven con aceite de cocina reciclado

Ford ha aprobado el uso en sus furgonetas Transit de aceite vegetal hidrotratado, un combustible diésel procedente de aceites usados, como el de cocina, que consigue reducir hasta en un 90% los gases invernadero en comparación con el diésel normal.

Montse Turiel

Montse Turiel

7 de Febrero 2020 11:14

Comparte este artículo: 14 2

De la cocina a los depósitos de las furgonetas Ford Transit. Ford acaba de aprobar el uso de aceite vegetal hidrotratado (HVO) para llenar el depósito de este tipo de vehículos comerciales. Se trata de un combustible diésel renovable que se obtiene de aceites reciclados de restaurantes, establecimientos de comida para llevar, cocinas particulares, etc.

El HVO tiene grandes ventajas. La principal es que ayuda a mejorar la calidad del aire, ya que puede contribuir a reducir los gases de efecto invernadero hasta en un 90% en comparación con el diésel normal y los vehículos que funcionan con HVO emiten menos NOx y partículas que otros diésel, porque este combustible no contiene azufre ni oxígeno.

No necesita modificaciones

Este aceite vegetal ha sido probado por Ford en su motor EcoBlue 2.0 y la marca se ha asegurado que no es necesaria ninguna modificación para el correcto funcionamiento. Es decir, se puede utilizar en las furgonetas Transit directamente.

De momento, el HVO está disponible solo en algunas estaciones de combustible europeas, principalmente en Escandinavia y los países bálticos, donde lo ofrecen puro o mezclado con diésel. Los usuarios de una Transit que no encuentren este tipo de combustible pueden llenar con diésel convencional el depósito, ya que no hay problema en mezclar los dos combustibles en el tanque.

Vida útil más larga

El HVO se obtiene a partir de aceite de cocina usado de restaurantes, empresas de catering y escuelas e incorpora residuos de grasas animales y aceite de pescado, lo que ayuda a los motores diésel a arrancar más fácilmente a bajas temperaturas. Para su obtención, se usa hidrógeno como catalizador, lo que supone una quema de combustible de forma más limpia que los biodiesel convencionales y una vida útil más larga.

En Europa existe una iniciativa denominada RecOil, impulsada por la Comisión Europea, que trabaja para aumentar las recogidas de estos residuos también en casas particulares y de este modo impulsar la producción de biodiesel.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon