miércoles, 17 agosto 2022

Así trabaja la suspensión Advanced Comfort Active del Citroën C5 X

La firma del doble chevrón es conocida en el mundo entero por haber concebido algunos de los modelos más confortables de la historia. Y con su nuevo Citroën C5 X ocurre algo parecido a pesar de haber renunciado a su carismática suspensión hidroneumática. Una de las señas de identidad de la casa francesa.

Con la desaparición del Citroën C5 ‘a secas’, la compañía francesa finalizó su emblemática trayectoria de concebir vehículos equipados con suspensión hidroneumática. Sin embargo el confort continúa siendo una de las premisas en el desarrollo de sus modelos. Tanto es así que con su último buque insignia lo han dado todo para que el confort sea una de sus señas de identidad.

Sólo los Citroën C5 X Hybrid utilizan esta suspensión

Citroën C5 X. Imagen movmiento barrido.

Para ello han creado una suspensión denominada ‘Advanced Comfort Active Suspension’, que curiosamente es exclusiva de las versiones híbridas enchufables de este Citroën C5 X. Ahora bien, esta conserva los amortiguadores hidráulicos progresivos duales, que comparte con el resto de versiones de esta particular berlina con aire de crossover y 4,8 metros de longitud. Sin embargo esos componentes los combina por vez primera con un control electrónico.

La compañía francesa dice que esta nueva configuración ofrece una amortiguación más suave y un buen manejo. También llega a sugerir que su nuevo buque insignia ofrece una “comodidad inigualable en su categoría”.

Así trabaja la suspensión activa del Citroën C5 X

Para mostrar de lo que es capaz su Citroën C5 X equipado con esta Advanced Comfort Active Suspension, la compañía francesa ha lanzado un vídeo. En él ‘tortura’ a esta esta berlina que se enfrenta a todo tipo de baches, fuertes frenadas y efectuando maniobras a alta velocidad semejantes a la prueba del alce. La suavidad que ofrece esta suspensión es evidente durante estas pruebas y no parece perder la compostura en ningún momento.

Gracias a la gestión electrónica, cada una de sus cuatro ruedas se controla de forma independiente. En ellas se han colocado unos sensores (cuatro en posición vertical y tres sensores de velocidad en las ruedas) que analizan las condiciones de la carretera. Esa información la recibe la unidad de control electrónico, que se encarga de determinar la configuración óptima de los amortiguadores en tiempo real. Al margen de todo ello la suspensión equipada en estos Citroën C5 X cuenta con tres modos de funcionamiento: Normal, Comfort y Sport. Los dos primeros ofrecen un rendimiento similar cuando se circula por debajo de los 50 km/h, pero tienen una configuración distinta cuando se circula a alta velocidad. De esta manera se prioriza la dinámica o el confort respectivamente. Por último el modo Sport es el más adecuado para una conducción dinámica.

Nace desde la plataforma EMP2

Citroën C5 X. Imagen movmiento frontal.

Denis Mineret, Jefe de Desarrollo del sistema de suspensiones de este Citroën C5 X, pasó cuatro años trabajando en la nueva suspensión: “Para el desarrollo del C5 X tuvimos que cumplir con un conjunto de requisitos muy estrictos: dar un paso más en el desarrollo de la conducción suave que distingue la suspensión de Citroën, al tiempo que teníamos que ofrecer un nivel muy alto de soporte de la carrocería”.

Esas declaraciones hacen pensar en que este Citroën C5 X contempla una configuración de suspensión específica. Todo para marcar distancias con otros modelos del Grupo Stellantis que también nacen sobre la plataforma EMP2 sobre la que se sustenta esta particular berlina. Y es que como sabrás, esa también es la base de los Peugeot 508 y del nuevo Peugeot 408, un producto con un ADN similar al de este C5 X. Por lo menos en materia de diseño y filosofía.

El Citroën C5 X Hybrid arranca en 44.300 euros

Citroën C5 X. Imagen movmiento coche a coche.

Como hemos dicho anteriormente, la versión híbrida enchufable es la única de la gama que equipa esta Advanced Comfort Active Suspension. Como sabrás, esta versión del Citroën C5 X combina un motor 1.6 PureTech con un único motor eléctrico, ofreciendo un total de 225 CV de potencia y 360 Nm de par motor. Es la misma combinación que utilizan los Citroën C5 Aricross, porque la firma del doble chevrón ha descartado el uso de la otra versión híbrida enchufable con dos motores y 300 CV que si emplean otros parientes suyos como los Opel Grandland Hybrid 300 y los Peugeot 3008 Hybrid4.

Tampoco pasa nada, porque esta berlina presume de poder acelerar de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 233 km/h. También utiliza un cambio automático con 8 velocidades y una batería de iones de litio con 12,4 kWh de capacidad. Esta se traduce en una autonomía en modo eléctrico de 55 kilómetros, suficientes para conseguir la etiqueta ‘0 emisiones’ de la DGT, además de para firmar un consumo medio homologado de 1,3 l/100 km.

Pero también ten en cuenta que estos Citroën C5 X Hybrid parten en España desde los 44.300 euros. Algo más asequibles son las versiones con mecánicas PureTech de gasolina, pues esta berlina también se ofrece con una opción de 130 CV desde 33.600 euros y de 180 CV desde 40.100 euros. Y todos eso sí, equipan cambio automático EAT8.