99 - Renault Supercinco GT Turbo, para conductores racing

99

Renault Supercinco GT Turbo, para conductores racing

14 de Septiembre de 1985

El popular Citroën Visa pasaba la 'prueba del algodón' de los 15.000 kilómetros cuando sólo faltaban unos meses para la llegada de la berlina R-21, que proporcionaría días de gloria a Renault. Para los conductores más 'racing' poníamos en tres ruedas al Supercinco GT Turbo y descubríamos las últimas novedades de Porsche, destacando los 350 km/h del 959.
Descargar revista

Era noticia la inminente comercialización del sustituto del R-18, prevista en España para la primavera de 1986, anunciando el modelo familiar para unos meses más tarde. Parecía que la nueva berlina se llamaría R-19, pero al final la marca francesa saltó a R-21.
También se informaba de la aparición de un Porsche 911 a la enésima potencia, el imponente 959, o la llegada del 924 S con el nuevo motor del 944 rebajado a 150 CV, y que sustituía al 924 impulsado por un motor Audi. Igualmente era actualidad la aparición de un Citroen BX en su máxima expresión deportiva, el BX 4TC, así denominado por ser un tracción a las 4 ruedas con turbo dedicado a la competición, coche del que se fabricarían sólo 200 unidades.
El coche probado era "pequeño y explosivo", un coche con tintes míticos sustituto del consagrado 5 Copa Turbo: el nuevo Renault Supercinco GT Turbo que comenzaba su venta al público por 1.290.648 pesetas ofreciendo 115 CV, lo que era mucha potencia por poco dinero. Naturalmente, destacaban sus elevadas prestaciones (198 km/h de velocidad máxima y los 1.000 metros desde parado en 29,6 segundos), pero también lo hacían un comportamiento adecuado y un consumo moderado de, por ejemplo, 8,2 litros cada 100 km a 120 km/h; en su contra cabía la mención de un motor poco progresivo, una suspensión dura y una mediocre habitabilidad en la zona trasera.
A lo largo de 15.000 kilómetros Motor 16 examinaba un Citroen Visa 11 RE (952.154 pesetas y 57 CV), "un coche cómodo, rápido, estable y seguro, con una línea que no está a la altura de su mecánica" y cuya economía, comportamiento y suavidad de marcha quedaban sólo empañados por un equipamiento pobre, un volante muy horizontal y unos asientos blandos en exceso.
En la práctica, los desgastes mecánicos tras acumular ese kilometraje eran mínimos y normales, no así el hundimiento del asiento del conductor y algunos pequeños fallos de acabado, como el despegado del retrovisor interior, el atascamiento de un aireador o el ruido de la bandeja trasera.
El deporte se convertía en noticia trágica en Alcañiz, a causa del  terrible accidente del Supercinco GTS de Chiqui Burgos. A nivel internacional, en el Gran Premio de Italia de Fórmula 1 la noticia era el triunfo de Prost con su McLaren TAG Porsche.
Xavier Domingo viajaba por una región poco visitada, por el Maestrazgo, y allí recordaba sus excelentes quesos de cabra y de oveja, con una mención muy especial para el originario de Tronchón.


Sigue Motor16
Salon