96 - El Opel Kadett español

96

El Opel Kadett español

24 de Agosto de 1985

La fábrica española de Opel ya estaba preparada para acoger un nuevo modelo en su línea de montaje. El Kadett de tres volúmenes se presentaba en Francfort y llegaba dispuesto a conquistar, como bien hizo, el mercado nacional.
Descargar revista

Era noticia en la revista de la semana el anuncio de un próximo Opel que se fabricaría en Figueruelas, el Opel Kadett de 4 puertas y tres volúmenes, modelo que se presentaría en septiembre en el Salón de Francfort y que comenzaría sus ventas en España en marzo de 1986 ofrecido en versiones 1.3 y 1.6 de gasolina y en 1.6 diesel.
El coche probado era el Ford Sierra XR 4x4(3.021.568 pesetas), un Sierra de tracción total dotado de un V6 de 2.792 c.c. y 150 CV, coche 750.000 pesetas más barato que un Audi 80 Quattro de 136 CV, su rival más próximo. Este original Ford Sierra destacaba naturalmente por su capacidad motriz y su comportamiento, resultando un coche divertido de conducir, dotado de destacables prestaciones; no obstante, su ventilación era mala, los pedales estaban demasiado juntos, la palanca de cambios tenía un excesivo recorrido y la suspensión era algo dura.
La prueba comparativa enfrentaba a dos amplios familiares, ambos en sus versiones más asequibles. Eran el último de los Austin, antaño una marca muy popular que fabricó en Pamplona entre 1971 y 1975 sus 1100, De Luxe, 1300 y Victoria, el Austin Montego Mayfair (1.745.522 pesetas y 100 CV) más barato y equipado, y el Volkswagen Santana LX (1.708.972 pesetas y 90 CV), más fiable y mejor acabado.
El Montego presumía de dirección suave, de comportamiento y de equipo y no tanto de calidad de acabado, de autonomía o de silencio de marcha.
El Santana ofrecía un consumo ajustado de 7 litros cada 100 km a 120 km/h, un acabado serio y un cambio muy manejable pero flaqueaba en el diseño de sus asientos, en su equipo mínimo y en su presentación sumaria en exceso
La moto probada formaba parte de la 'nobleza nipona', era la Suzuki GSX 750 ES, moto que por 1.050.875 pesetas ofrecía una buena velocidad punta de 200 km/h, un eficaz sistema antihundimiento, una excelente postura de conducción y una buena estabilidad, claro que su semicarenado era poco eficaz, su dirección pesada, su primera muy corta y el conjunto vibraba a medio régimen.
Era noticia el GP de Austria, donde triunfaba el McLaren TAG de Alain Prost
Motor16 recordaba a una entrañable figura del deporte automovilístico, a un gallego de Orense, a Estanislao Reverter, quien recordaba sus orígenes corriendo con un Renault 4/4 o un Seat 1400 y compitiendo ante un buen conductor de rallys llamado Jaime Milans del Bosch, que corría con Seat y con Alfa Romeo. Tampoco olvidaba Reverter su Alpinche, que era un Alpine con motor Porsche, ni olvidaba su envidiable trayectoria en el deporte automovilístico.
Xavier Domingo viajaba a Taxco, en México, y allí comía iguana al ajillo, que le sabía como a conejo y le recordaba a los lagartos que se comían en Extremadura, manjares ambos cuya ingestión él atribuía mayormente al hambre de los habitantes de ambos pueblos.


Sigue Motor16
Salon