Así era el Citroën BX, un coche de línea deportiva que se mezclaba ahora en su versión Sport con un nuevo motor de 126 caballos capaz de propulsarlo hasta la barrera de los 200 km/h y todo ello con un excelente comportamiento. Chapeu.

Descargar revista
Artículo anteriorMotor16 número 90
Artículo siguienteMotor16 número 92