86 - España, poco amiga de los familiares

86

España, poco amiga de los familiares

15 de June de 1985

Hace un cuarto de siglo en España sólo se vendían diez modelos de carrocería familiar, desde el básico Wartburg familiar hasta el más lujoso y también caro, Mercedes 300 TDT. Esa escasez demostraba que en este apartado al mercado nacional aún le quedaba mucho camino por recorrer.
Descargar revista

Era noticia que el EGM (Estudio General de Medios) cifraba en 512.000 los lectores semanales de Motor16 y lo era también que un Cela bailador seguía viajando por tierras de la Alcarria, incluso por los cielos, en globo, para ver las Tetas de Viana.
El coche probado era un familiar, un enorme familiar, el Volvo 740 GLE TD (5.300.000 pesetas), 'un grandullón sueco' de 4,78 metros que convencía por su amplitud dada su plataforma de 2 metros de longitud, capaz de 2.145 litros de carga, vehículo que también convencía por su confort y su escasa depreciación, aunque su motor de 110 cv resultaba perezoso, su cambio de 4 velocidades era mejorable y sus aptitudes ciudadanas eran escasas teniendo en cuenta su envergadura.
M16 analizaba los familiares del mercado español, coches no muy apreciados en nuestro mercado en el que sólo constaban diez opciones encabezadas en ventas por las derivadas del Renault 18, opciones que iban desde el deficiente y 'petardeante' Wartburg familiar al caro y eficiente Mercedes 300 TDT, siendo la motorización predominante en los familiares la mecánica diesel.
La prueba comparativa enfrentaba a dos berlinas modernas y burguesas, al Renault 11 TXE (1.258.163 pesetas) y al Ford Escort 1.6 Ghia (1.267.208 pesetas). El motor elástico, el confort y el comportamiento del R 11, a pesar de su escasa velocidad punta de 169 km/h, a pesar de su acabado mediocre y de los respaldos estrechos de los asientos delanteros, era una oferta preferible al buen acabado, al consumo de 7,8 litros cada 100 km a 120 km/h y al profuso equipo del Escort, lastrado por su escasa velocidad punta de 164,8 km/h, su suspensión dura y sus excesivamente largos desarrollos.
La España del 600 llegaba a 1963, año en el cual apareció un excelente alto de gama de Seat, el Seat 1500 (1963-1972), coche entonces de políticos y empresarios como los que ahora van en A6, en A8 o en similares altos de gama. También 1963 fue el año de la inauguración del túnel de Guadarrama y fue igualmente el año en el cual Eduardo Barreiros consiguió por fin un aliado que le proporcionara una licencia de fabricación para fabricar turismos en España; ese constructor era el tercer fabricante mundial de automóviles: Chrysler, empresa entonces muy interesada en implantarse en Europa, cuyos Dodge Dart y SIMCA 1000 iba a vender Barreiros en nuestro país.
En lo deportivo era noticia el III Premio Ciudad de Toledo donde se corría el Trofeo Manchego, el Campeonato Fura y también la Copa Renault.
Xavier Domingo esta vez aconsejaba a los veraneantes en ciernes que en sus viajes por España huyeran de las comidas típicas, tanto del marisco en Galicia, como de la fabada en Asturias, o de la paella en Valencia y que se alimentaran sanamente.


Sigue Motor16
Salon