85 - Segundo viaje a la Alcarria

85

Segundo viaje a la Alcarria

08 de June de 1985

Camilo José Cela volvía a la Alcarria, escenario de uno de sus libros más memorables. Pero esta vez lo hacía en Rolls, conducido por una 'choferesa negra', tal como él había pedido. Motor16 había recogido el 'guante' lanzado por el futuro Premio Nobel y había organizado este histórico viaje.
Descargar revista

'Cela se va a la Alcarria', esa era la noticia de portada, pues Don Camilo iniciaba un viaje histórico, reedición de su anterior visita a aquellas tierras alcarreñas realizada en 1946, lo que esta vez hacía sentado a bordo del último modelo de Rolls Royce, un Silver Spur plateado conducido por Oteliña, su choferesa negra.
La prueba comparativa enfrentaba a los todoterreno del mercado español, entonces aún utilizados preferentemente en su hábitat natural, o sea: fuera de las ciudades. Dichos todoterreno iban desde el Suzuki SJ 410 (1.005.012 pesetas) al Range Rover (5.010.957 pesetas), pasando por el Lada Niva (1.370.555 pesetas), el Nissan Patrol (2.230.577 pesetas) y el Land Rover 109 Super Turbo(2.498.35 pesetas).
En cuanto al comportamiento en carretera ocurría que el Suzuki se quedaba corto, resultaba divertido pero poco confortable y consumía en exceso, llegando a los 19,6 litros cada 100 km cuando la marcha era en todoterreno. En el Lada se apreciaba su robustez; en cuanto a su consumo éste era discreto, su confort era mejorable y su dirección se calificaba de dura. El Patrol se comportaba como un turismo familiar, pero ruidoso, y su consumo no era módico. El Land Rover cumplía en carretera, giraba poco, su confort era duro y su gasto de combustible no era somero, concretamente 13,4 litros cada 100 km en carretera. El Range Rover, por su parte, parecía un deportivo de 2 toneladas por sus prestaciones y consumía como tal, por ejemplo 21,8 litros cada 100 km en ciudad -donde no pintaba nada-, aunque su confort era apreciable.
En su verdadero medio, fuera de las ciudades, en conducción todoterreno, el Suzuki era bastante eficaz, el Lada más aún, el Nissan realmente eficiente, el Land Rover cumplía con creces y el Range Rover no le iba a la zaga.
La España del 600, cuya empresa fabricante recibía ese año de manos del Jefe del Estado el título de empresa ejemplar, llegaba hasta el año 1962. En palabras de Antonio de Senillosa, se evocaba el contubernio de Munich, que fue como Franco había llamado despectivamente a la reunión de todos los demócratas españoles allí celebrada, recordándose igualmente la desaparición a los 36 años de edad de Marylin Monroe, así como la aparición del último microcoche, el Goggomobil 350, que no carecía de cierta brillantez en sus modestas prestaciones, pero cuyas escasas 4 plazas sin maletero no eran competencia para un Seat 600.
La moto probada era una máquina de 'mucho nombre y pocas nueces', la Honda CS 125, una monocilíndrica de 124 c.c. y 8,4 CV de potencia que destacaba por su consumo muy bajo de 2,7 litros cada 100 km en ciudad, su buena estabilidad y su confort de marcha, pero que pecaba por una frenada poco eficaz, un acabado espartano y un elevado precio de 255.900 pesetas.
El deporte automovilístico se ocupaba del famoso Rally Acrópolis, donde triunfaban Salonen y Harjanne con un Peugeot 205 Turbo 16, así como del Rally de Llanes, ganado también por un Peugeot 205 T 16, esta vez el de Saby y Jean F.
La Fórmula 1, en esta ocasión el Gran Premio de Bélgica, no se pudo celebrar esta vez en el circuito de Spa Francochamps por causa de problemas en el asfaltado, y en los entrenamientos se imponía el Ferrari de Alboreto.
Xavier Domingo llegaba muy lejos, a Hong Kong, que definía como un Galerías Preciados rodeado de agua y de China, un paraíso para los amantes del consumo donde eran posibles todos los usos culinarios, cocina china inclusive.








Sigue Motor16
Salon