84 - Berlinas con pedigrí

84

Berlinas con pedigrí

01 de Junio de 1985

Nos faltaba aún un año para ingresar en la Comunidad Europea pero ya soñábamos con los coches que íbamos a disfrutar. Entre ellos las cuatro berlinas que comparábamos esta semana, en la que Camilo José Cela preparaba su segundo viaje a la Alcarria.
Descargar revista

Eran noticia esta semana la futura fabricación de un deportivo muy especial y restringido, las 200 unidades del Ford RS que se construirían en Inglaterra, en Shestone y lo era también la presentación de la choferesa negra que llevaría a Cela a la Alcarria; dicha choferesa negra, que a partir del 5 de junio pasearía a Cela por tierras alcarreñas, era una graduada en psicología infantil, nacida en Missouri, de nombre Vivian a la que D. Camilo en seguida bautizó como Oteliña
La prueba comparativa enfrentaba a cuatro representativas berlinas de 2 litros, las cuatro con el suficiente empaque. M16 acababa quedándose con el más barato del cuarteto, el Volvo 360 GLE (2.596.697 pesetas y 117 CV), seguido del Audi 90 (2.801.656 pesetas y 136 CV), sin olvidar al Alfa Romeo 90 2.0( 2.720.438 pesetas y 128 CV), de precio más ventajoso que el BMW 320 I (3.107.783 pesetas y 125 CV).
El Volvo 360 destacaba por su consumo, su comportamiento noble y su confort de suspensión y no lo hacía por causa de su dirección dura y desmultiplicada, por su cambio de tacto recio o por su embrague poco progresivo.
En el Audi 90 de 5 cilindros eran de alabar sus prestaciones (era el más rápido alcanzando 194,6 km/h de velocidad), su comportamiento y sus frenos impecables y no lo era tanto su maletero pequeño, o sus asientos incómodos o su equipo exiguo, que exigía pagar extras.
El Alfa 90 triunfaba por su equipo profuso, su consumo de 7,8 litros cada 100 km a 120 km/h y su comportamiento y confort pero dejaba que desear por causa de los rebotes de su eje trasero o por culpa del duro manejo de su cambio o por causa de sus desarrollos largos en exceso.
El caro BMW 320, el único 6 cilindros, presentaba un motor silencioso, un consumo aceptable y unas buenas prestaciones pero también presentaba un alumbrado mediocre, un motor poco elástico y unos desarrollos muy largos
El coche probado era una de las últimas expresiones de la decadencia del automóvil inglés, el MG Maestro 2.0 Efi(1.727.294 pesetas y 117 CV), presentado como deportivo, que no lo era, y como familiar, destacando por su presentación atractiva, sus asientos delanteros y por su motor potente y elástico, pero padeciendo de un acabado mejorable, una suspensión blanda y nada deportiva y una dirección muy desmultiplicada
La España del 600 llegaba a 1961 y Luis García Berlanga recordaba su fidedigna e hilarante versión de las cacerías del franquismo y evocaba su magistral 'La escopeta nacional'. Igualmente se evocaba el antecedente del Seat 1500, el Seat 1400 C de 1960, un automóvil sin parangón italiano, una exclusiva de Seat que combinaba la elegante carrocería de los Fiat 1800 y 2100 y la limitada potencia del motor de los Seat 1400 B. Otros automóviles evocados eran el Renault Dauphine vallisoletano y su versión lujosa, el Ondine, presentada en 1962, y su opción lujosa y deportiva, el Gordini, vendido aquí desde 1961.
Aparecía también un fuera de serie, el Pegaso, pero un Pegaso hecho en California por la Pegaso Limited, cuya estética demostraba que no era de los nuestros aunque su motor de 5 litros apoyado por dos turbocompresores entregaba unos 500 caballos de potencia
La noticia deportiva era el Rally de Lugo a donde habían subido los vigueses Barreras para imponer su R 5 Turbo.
Xavier Domingo escribía sobre Toros en Madrid señalando que no era un entendido en la feria y añadiendo su admiración por lo que rodeaba a los toros en Madrid, en especial por las semanas gastronómicas a base de toro lidiado


Sigue Motor16
Salon