79 - La España del 600

79

La España del 600

27 de April de 1985

La historia de España en el Siglo XX no podía entenderse sin un vehículo que vino a cambiarle la cara a todo un país, al que metió en la modernidad. Casi 30 años después de su nacimiento, y cuando el mercado español empezaba a parecerse al europeo, Motor16, homenajeaba al 'pequeño gran Seat'.
Descargar revista

Nuestra revista, a los 28 años del nacimiento del 'cochecito', del pequeño coche que había popularizado el automóvil en España, iniciaba una serie referida a nuestra más reciente historia automovilística, cuyo título no podía ser otro que 'La España del 600'. En su primer capítulo se pasaba revista a los coches más comunes de 1957, que iban del caricaturizado Biscuter al poderoso Pegaso Z, pasando por el inteligente Isetta, el pequeño Renault 4/4 o el excelente Seat 1400.
Sin embargo, la noticia jugaba el papel importante que siempre tuvo en M 16, y así se describía al nuevo Alfa Romeo 75: 'el modelo de las bodas de diamante de su fabricante con la velocidad'. Aparecía también una propuesta de monovolumen español basado en el Seat Ronda, el Emelba siete, y se desvelaba igualmente al sustituto del Seat 131, al antecesor de los futuros Seat Toledo, a la concretización del proyecto S 2 de Seat: el Seat Málaga, un armonioso 3 volúmenes derivado del Seat Ronda y diseñado por Giugiaro.
Las pruebas comenzaban con las impresiones de Niki Lauda referidas al próximo Fiat Uno Turbo y concretadas en la frase 'es un pequeño fórmula 1'. Lauda expresaba una opinión global muy satisfactoria sobre las prestaciones del Uno Turbo, sin otro reparo que el de señalar la dureza de su suspensión.
La prueba a fondo se refería a un automóvil excepcional, a un coche que triunfaría en nuestro país y que aún hoy rueda por España en apreciable cantidad, con prestaciones, seguridad y confort sobrados. Esa maravilla, esa 'estrella', era el nuevo Mercedes 300 E, cuyo únicos defectos eran su volante grande y su precio alto de 4.988.281 pesetas, obligando, para colmo, a recurrir a costosas opciones como el ABS facturado en 286.000 pesetas, los elevalunas eléctricos delanteros en 81.500 o el aire acondicionado en 367.000. Entre sus generalizadas virtudes destacaban su velocidad máxima de 222 km/h, su motor potente capaz de 190 caballos y la calidad de su acabado, todo en un muy amplio contexto de una generalizada excelencia.
La prueba comparativa enfrentaba al Opel Corsa SR (985.695 pesetas y 70 CV) con el Renault 5 GTS (993.853 pesetas y 72 CV). Convencía algo más el 5 GTS gracias a sus prestaciones (1.000 metros desde parado en 33,5 segundos), comportamiento y postura de conducción, a pesar de su línea conocida, su espacio interior justo y su mala accesibilidad trasera. Por su parte, el Corsa SR brillaba por su motor silencioso, su consumo de 6,1 litros cada 100 km a 120 km/h en autopista y su carrocería espaciosa, pero destacaba negativamente por sus exageradas relaciones de cambio, su dirección lenta y sus frenos escasos.
La noticia deportiva se refería a Senna, que conseguía su primera victoria deportiva en F 1 y había impuesto su Lotus bajo un diluvio constante en un muy lluvioso Gran Premio de Portugal.
Xavier Domingo viajaba a Málaga para hablarnos de sus vinos dulces, de los acreditados Málagas en todas sus variedades, con graduaciones entre los 12 y los 23 grados, perfectos acompañantes de foies de pato o de oca, o bien ingredientes básicos junto a la yema de huevo, canela y pimienta en los vigorizantes ponches de nuestros abuelos de hoy y de siempre.


Sigue Motor16
Salon