521 - Opel Astra y Renault 19, con cambio automático

521

Opel Astra y Renault 19, con cambio automático

12 de Octubre de 1993

Hoy el auge de los cambios automáticos es incuestionable; pero hace 25 años había que convencer a los usuarios. Eso es lo que hacían, esta semana, dos compactos que probábamos a fondo: Opel Astra y Renault 19. El Rover 600 mostraba en aquel momento el auge de la marca británica ahora desaparecida. Y como contraste, los problemas de Seat al cumplir 40 años. Dos de los temas de nuestra portada en la que también destacaba el nuevo Toyota Celica o la comparativa de las versiones automáticas de Astra y R-19.
Descargar revista

Cuando Seat cumplía sus primeros 40 años de vida, se ponía en entredicho su continuidad y su futuro debido a una crisis financiera que le podría llevar a perder 100.000 millones de pesetas ese 1993. Por fortuna, ese momento pasó y ahora la marca española vive, sin duda, su mejor época.

Buena época vivía hace 25 años una marca como Rover, que lanzaba su 600, una elegante berlina que conducíamos por primera vez.

También nos poníamos al volante del Mercedes C36 AMG, firmado por la división deportiva de la marca, que impresionaba con sus 280 caballos. Otro deportivo que conducíamos era la nueva generación del Toyota Celica. Sin olvidar el renovado Ford Mustang, un clásico que seguía aumentando su leyenda.

En nuestras pruebas, dos compactos con cambio automático frente a frente. Tanto en ell Opel Astra 1.6 (2,14 millones y 100 caballos) como en el Renault 19 1.8 (2,23 millones y 95 caballos) nos gustaba el funcionamiento del cambio.

Otra prueba, la del Honda Prelude, un elegante y deportivo coupé de 185 CV.

Sigue Motor16
Salon