351 - Volkswagen Golf, capítulo 3

351

Volkswagen Golf, capítulo 3

13 de Julio de 1990

Volkswagen y el Golf habían escrito hasta este 1990 sólo dos capítulos de su historia, pero estaban a punto de empezar a perfilar el tercero. Además, la variante más deportiva del Jaguar XJ, la victoria de Carlos Sainz en el Rally de Nueva Zelanda y la prueba del Honda Accord.
Descargar revista

La leyenda del Volkswagen Golf estaba a punto de escribir su tercer capítulo, pues en Motor16 descubríamos la tercera generación del modelo alemán, un coche que llegaría al mercado en 1991 pero del que desvelábamos sus principales secretos, como que contaría con motores de hasta 210 caballos de potencia que le permitirían alcanzar los 240 kilómetros por hora. Todo eso demostraba la apuesta por la deportividad de la marca alemana.

Otro que apostaba por sus característicos rasgos era Jaguar, que en este julio de 1990 nos enseñaba el XJR, la variante más rabiosa -motor V6 de 251 caballos- de su berlina de lujo, que, por supuesto era brutalidad pero envuelta en la más exquisita delicadeza.

El imparable avance tecnológico que vivía el sector del automóvil nos obligaba a todos a reciclarnos y ponernos al día. Y nada mejor para ello que repasar los últimos sistemas que equipaban los coches. Lo hacíamos en una prueba en las pistas del INTA y el circuiot del Jarama con varios modelos que nos permitirían comprobar el funcionamiento de dispositivos como el ABS, la dirección a las cuatro ruedas, la tracción total o el sistema antipatinamiento y las suspensiones variables. Gracias a ellos, el nivel de seguridad y confort se ha multiplicado en estos 25 años, así, como el número de vidas salvadas en la carretera.

La prueba de la semana tenía como protagonista a una berlina japonesa que venía a competir con los europeos apoyándose en un grado tecnológico superlativo. El Honda Accord, con motor de gasolina de 2 litros de cilindrada y 135 caballos era un sedán de estilo clásico que por poco más de 3,5 millones de pesetas destacaba por su confort, su equipamiento y su acabado y no lo hacía tanto por el tacto de los frenos o la amortiguación, demasiado blanda.

Adentrándonos en el mundo de la competición asistíamos a la presentación del Peugeot 905, un imponente prototipo que la marca francesa del león pondría a disposición de Jean Pierre Jabouille para atacar el Mundial de Sport Prototipos a partir de 1991. No era la única apuesta deportiva del grupo PSA, que también había presentado el Citroën ZX Rallye Raid que iba a debutar en la Baja Aragón de ese año con un plantel de pilotos tremendo: Ari Vatanen, Bjorn Waldegaard y Jackie Icks... Palabras mayores.

También palabras mayores era la demostración de Carlos Sainz en el Rally de Nueva Zelanda, con cuya victoria el español se encaramaba a la primera posición en el mundial de la especialidad, con 25 puntos de ventaja sobre Didier Auriol.

Y no menos imponente había sido la victoria de Alain Prost, con Ferrari, en la última carrera de Fórmula 1 disputada en el circuito de Paul Ricard. Con su victoria, el 'Profesor' se acercaba a sólo un punto en la clasificación provisional del Mundial de su íntimo enemigo, el inolvidable Ayrton Senna, que en Francia sólo había podido ser tercero.

Sigue Motor16
Salon