345 - Fiebre por el Volkswagen Golf

345

Fiebre por el Volkswagen Golf

02 de Junio de 1990

Parece que nada ha cambiado. Hace 25 años titulábamos en portada 'Fiebre por el VW Golf' y hace cuatro semanas hablábamos de los Golf más fascinantes. Y es que un mito como el modelo alemán parece ser inmortal. En este número de junio de 1990 analizábamos las versiones más deportivas de esta auténtica leyenda. Además, pruebas de Jeep Cherokee Limited y Mercedes 300 E 24 V.
Descargar revista

A finales de ese mes de junio de 1990 se iba a producir la liberalización del precio de las gasolinas; una medida que aparentemente significaría competencia guerras de precios, pero que en la práctica, 25 años después no ha servido para mucho, según opinión casi de cualquier usuario. Desde aquellas 79 pesetas que costaba la gasolina súper de entonces a las 200 (al cambio) ha llovido mucho.

La pasión por los coches clásicos también era de aquellos tiempos, aunque los coleccionistas, que se esperaba que batieran el récord de lo pagado por un coche en Mónaco, habían sido un poco reacios a poner encima de la mesa más de 1.000 millones de pesetas por un Ferrari 315 S, que, por tanto, ya no iba a ser el coche más caro del mundo.

Las dificultades de los conductores más jóvenes de poder contratar un seguro a todo riesgo planteaba en 1990 que este tipo de póliza tenía los días contados.

La gran prueba de la semana tenía a los Volkswagen Golf más deportivos como protagonistas. El GTI, el GTI 16V y el GTI G60 se batían en una comparativa a toda máquina. Del GTI normal (que costaba 2 millones de pesetas para 112 caballos de potencia) destacaba su motor, frenos y comportamiento mientras que no nos gustaba tanto los interiores tristones y el precio de las opciones.

Su hermano de 16 válvulas costaba 2.450.000 pesetas, desarrollaba 139 caballos y destacaba por la eficacia de sus frenos y su comportamiento, y no tanto por su falta de potencia a bajas vueltas y la rueda de repuesto de emergencia. Y en cuanto al tope de gama, el G60, con un precio de 2.540.000 pesetas para sus 160 caballos mostraba un motor muy progresivo y una favorable relación entre precio y potencia; y adolecía de un cambio lento y unas opciones caras. Cualquiera de los tres tenía encanto suficiente, como el tiempo y las cifras de ventas siguen confirmando.

Otra prueba era la del Jeep Cherokee Limited, la variante más lujosa del todoterreno americano que importaba Renault. Con un precio de 4,8 millones de pesetas destacaba por su motor potente y refinado, aunque la ausencia de ABS y una dirección ligera eran cosas en contra.

Otra prueba era la del Mercedes 300 E 24 V Sportline, una imponente berlina con toque deportivos. Con un precio de casi 7 millones de pesetas, sobresalía su terminación, frenos y comportamiento. Y destacaban también, en el lado negativo, por su precio, por su equipamiento básico y por un consumo elevado.

Una última prueba de tintes deportivos: el Peugeot 309 GTI de 160 caballos (aceleraba en 8,23 segundos),con su hermano de carreras el 309 de Grupo A (169 caballos y 7,62 de 0 a 100 km/h) que participaba con los colores de Motor16 en el Campeonato de España de Rallys con Borja Moratal al volante.

Sigue Motor16
Salon