333 - Probamos el Mazda MX-5

333

Probamos el Mazda MX-5

10 de March de 1990

Con todo el aire de los descapotables de los años 60, pero casi sin hacer ruido, llegaba al mercado un pequeño deportivo de Mazda. El MX-5 era probado a fondo para comprobar unas virtudes que con el tiempo lo han convertido en una leyenda ahora que la cuarta generación acaba de comenzar su producción. Además, las novedades del Salón de Ginebra y las pruebas del Volvo 460 y Ford Scorpio.
Descargar revista

Tal revista como hoy, pero de hace 25 años, parecía un calco de la que tienes entre las manos, pues el Salón de Ginebra también era el gran protagonista de las páginas. En aquel 1990, con estrellas como el Mercedes 190 2.5 16 Evolution con 235 caballos, o el impresionante Porsche 911 Turbo, de 320 caballos. También había novedad de Seat, que mostraba el interior del Proto T, anticipo del nuevo Toledo.

Otra novedad, fuera de Ginebra, era el Volkswagen Golf GTI G60, 160 caballos para que el compacto alemán se destacara de su competencia.

Motor16 se planteaba en este número cómo aprovechar mejor su dinero a la hora de comprar un coche. Y planteaba la alternativa de adquirir un usado de mayor porte y con más índice de capricho por el precio de un coche nuevo. Así se planteaba la disyuntiva de comprar un Citroën BX GTI 16V nuevo o un Porsche 944; o bien decantarse por el nuevo Renault 21 GTS frente a un BMW 318i de segunda mano. Había que hacer números para ver la mejor alternativa.

En las pruebas de la semana, un protagonista eclipsaba, en cierto modo al resto. Porque Motor16 probaba por primera vez un coche llamado a hacer historia. El Mazda MX-5 -curiosamente la nueva generación acaba de entrar en producción- destacaba, además de por su atrayente imagen, por su puesto de conducción y su comportamiento divertido. Entre las cosas que poner en su debe estaba la escasa iluminación, el uso de rueda de emergencia y el poder utilizar sólo gasolina sin plomo -algo que en aquella época aún podía significar un inconveniente. 3.696.700 pesetas costaba un coche que llegaba, como el tiempo ha demostrado, dispuesto a hacer historia.

Otra de las pruebas se centraba en la gama de los sedán más pequeños de Volvo, la gama 460. Y esta semana probábamos las dos alternativas que ofrecía este modelo de poderosa imagen y con un maletero interesante, de más de 300 litros de capacidad. El 460 Turbo, con 122 caballos y un precio de 3.365.434 pesetas destacaba por su motor progresivo y su confort. El precio y la escasa autonomía no eran sus puntos fuertes. La versión más básica, el 460 GLE (2.902.338 pesetas y motor 1.7 de 106 CV) contaba con un motor ruidoso y unos desarrollos largos como defectos, mientras que destacaba por el confort general y los potentes frenos.

Otra prueba se refería a otro sedán, en este caso de más porte, como el Ford Scorpio que con su motor 2.9 V6 de 145 caballos destacaba por su amplitud interior, su confort y la respuesta de su motor. Frente a unos inconvenientes como el consumo elevado.

Por úlitimo, una visita a la Galería Ferrari, un empeño de Enzo Ferrari para mostrar algunos de sus modelos más legendarios que se acababa de inaugurar en Maranello.

Sigue Motor16
Salon