156 - Bertone, genio del diseño

156

Bertone, genio del diseño

18 de Octubre de 1986

El legendario diseñador italiano era el protagonista de un encuentro con Motor16 en el que nos contaba algunos de sus secretos, sus fuentes de inspiración y con el veíamos su última creación, el Zabrus, un modelo que se iba a presentar en el Salón de Turín. Bertone, autor de modelos como el Alfa Giulietta Spyder o el Citroën BX, mostraba la sabiduría de un genio.
Descargar revista

Nuccio Bertone en persona recibía a Motor16 en su sede de Caprie, a 25 kilómetros de Turín y declaraba que sus diseños se inspiraban en la naturaleza, evocando al mismo tiempo la historia de su empresa, cifrada en recuerdos felices como el Alfa Romeo Giulietta Spyder de 1955 o en su última propuesta, el prototipo Zabrus, una especie de Volvo 480 basado en otra obra suya, entonces en la cima de su éxito, el apreciado Citroen BX.
Eran noticia dos nuevos Mercedes 190 con motorizaciones de gasolina más ambiciosas, los 190-2.3 de 136 CV y los 190-2.6 de 166 gracias a su motor de 6 cilindros, procedente como el anterior de la serie E.
También lo eran los japoneses que llegaban a nuestro mercado, como los Nissan Bluebird o la gama Toyota, constituida por modelos de tinte deportivo, el MR 2, el Corolla GTI, el Celica y el Supra.
En cuanto al futuro Seat Ibiza SXI, este Ibiza de inyección cuya primera unidad era entonces el coche personal del Príncipe de Asturias, anunciaba su próxima llegada a nuestro mercado.
El coche probado era un modelo que iba 'como un reloj'. Se trataba del novísimo Opel Omega en versión 2.0 i (2.414.295 pesetas y 122 CV) que venía a competir con modelos consagrados como los Alfa Romeo 90, los Lancia Thema 2000, los Volkswagen Santana GX 5 o los Renault 21 TXE.
Esa amplia berlina de líneas originales y muy actuales que era el Omega, con posibilidad de ABS y aire acondicionado en opción, destacaba por su comportamiento, por su amplitud y confort, por su velocidad máxima (202,8 km/h) y consumo (7,6 litros cada 100 km a 120 km/h), siendo sus defectos su quinta marcha demasiado larga, su motor ruidoso y su dirección demasiado asistida.
El recién llegado y reestilizado Toyota Land Cruiser II (2.743.063 pesetas y 86 CV) también tenía derecho a su prueba como modelo para competir en nuestro floreciente mercado de TT, siendo el Mitsubishi Montero y el Nissan Patrol sus mayores competidores.
El Land Cruiser tenía como virtudes su comportamiento tanto en asfalto como en tierra, su buen equipamiento con altímetro y posibilidad de aire acondicionado y sus ajustados consumos (10,1 litros cada 100 km en ciudad, donde no era su sitio), siendo sus defectos su dirección demasiado desmultiplicada, su acceso a las plazas traseras y sus neumáticos mal adaptados de 205 R 16.
En lo deportivo cabe recordar el GP de México de F-1, donde el triunfador era Gerhard Berger con su Benetton BMW, así como la victoria de Serviá y Sabater con su Lancia 037 en ese rally que hacemos en Lugo durante nuestras fiestas patronales, el Rally San Froilán.