149 - Peugeot 309, Ford Escort, Renault 11. Comparativa de superventas

149

Peugeot 309, Ford Escort, Renault 11. Comparativa de superventas

30 de Agosto de 1986

La llegada al mercado del nuevo Peugeot 309 era un buen momento para someterlo a prueba comparándolo con algunos de sus rivales más cualificados. El mencionado 309, junto al Ford Escort y el Renault 11 eran los protagonistas de la comparativa de la semana en la que el modelo de la marca del león hacía valer sus virtudes para imponerse a sus rivales.
Descargar revista

Una importante noticia mecánica se daba en aquellos días, era el anuncio del primer motor diésel de inyección directa para automóviles, obra de Perkins para el Austin Montego. Tal planta motriz, el motor denominado Prima, era un bloque de 1.993 c.c. capaz de 65 CV, que eran 80 con turbo, que no aparecería comercializado hasta 1988 en el Salón de Birminghan
Por otra parte, el parque automovilístico del primer día de 1986 se presentaba en cifras y éstas significaban aproximadamente la mitad de las actuales, puesto que eran entonces 303 coches los que se contaban cada 1.000 habitantes en un parque con un total de 11.716.339 vehículos, de los que eran turismos el 79 por ciento del total, o sea 9.273.710 unidades.
El coche probado era el imposible sucesor del mítico Jaguar E, el Jaguar XJS, 'la fiera domesticada', un felino, un jaguar cuya mayor desgracia fue seguir al jaguar por excelencia, al bellísimo y excelente Jaguar E.
El Jaguar XJS V 12 (7.008.133 pesetas y 295 CV), muy bien posicionado en el mercado por su precio en relación a rivales como el Porsche 928 S, el BMW 635 M CSI o el Mercedes 500 SEC, ofrecía confort, buenos frenos y una conducción bastante fácil; sus mayores defectos eran su cuadro de mandos, sus poco amplias plazas traseras y su limitada autonomía así como, y por encima de todo, el recuerdo de un antecesor tan carismático.
También se probaba un coche singular, el Ibiza Bimotor. Ese Ibiza de 125 caballos, relativamente manejable y dócil movido con sendos motores de Ibiza 1.5, uno delantero y otro trasero, con todos los mandos y accesorios doblados, pesaba 1.001 kilos, alcanzaba los 140 kilómetros por hora y con sus 4 ruedas motrices estaba destinado al Campeonato de España de Rallys de Tierra
La prueba comparativa enfrentaba al nuevo Peugeot 309 SRD (1.600.000 pesetas y 65 CV) con sus rivales más cualificados, el remozado Ford Escort 1. 6 D Ghia (1.474.603 pesetas y 54 CV) y el veterano Renault 11 GTD (1.421.410 pesetas y 65 CV).
La novedad del 309 ganaba la partida destacando por sus superiores prestaciones (162 km/h de velocidad máxima y los 1.000 km desde parado en 37,6 segundos), por su comportamiento y por su consumo y no tanto por su presentación interior, por su escasa ventilación o por sus asientos delanteros con una banqueta corta en exceso.
El R-11 hacía más que defenderse gracias a su comportamiento, amplitud y confort a pesar de su ruidoso motor (76,2 db a 120 km/h), su mediocre alumbrado y su consumo
Cerraba el podio el Escort, dotado de un mínimo consumo, bastante inferior al de sus rivales, (5,7 litros cada 100 km a 120 km/h), un bajo nivel sonoro (75,3 db a 120 km/h) y una adecuada presentación interior pero con defectos como su dirección pesada, su motor poco brioso y sus extrañas reacciones de la suspensión trasera, demasiado blanda
La noticia deportiva venía de Nürburgring donde el Kouros Mercedes de Thackwell y Pescarolo cruzaba la meta el primero
Xavier Domingo hablaba de la jet society, a la que definía hace ahora 25 años de modo tan certero que aun hoy no hay más que decir : 'siempre las mismas personas, en los mismos lugares y en la misma actitud'.


Sigue Motor16
Salon