148 - Alemania, en vanguardia

148

Alemania, en vanguardia

23 de Agosto de 1986

Dos novedades con origen alemán daban cuenta del liderazgo de sus empresas del automóvil. Por un lado, BMW lanzaba un concept que anunciaba un roadster -el futuro Z1- con un original y peculiar sistema de apertura de puertas. Por otro lado, Opel presentaba el Omega, un coche para sustituir al popular Rekord y que brillaba por un espectacular coeficiente aerodinámico. Dos ejemplos de una pujanza que continúa 25 años después.
Descargar revista

Dos noticias venían de la todavía Alemania del Oeste, de la llamada República Federal Alemana -al impresentable muro aun le quedaban 3 largos años- y esas noticias se referían a una verdadera novedad de BMW, al que sería el BMW Z 1, un original deportivo con la mecánica de 171 caballos del 325 y con unas nunca vistas y muy caracterizadas puertas deslizantes. La otra noticia era el futuro coche del año 1987, el relevo de los viejos Opel Rekord, cuya larga carrera databa de 1953, o sea el Opel Omega.
El Opel Omega, verdaderamente 'diseñado por el viento' con su meritorio cx de 0,28, dotado de motores diésel y de gasolina que ofrecían entre los 73 caballos del diésel y los 177 del 6 cilindros 3000, sorprendía gratamente por la modernidad de sus líneas redondeadas, anunciándose su llegada a nuestro país, donde iba a tener verdadero éxito, lo que ocurriría a partir de octubre.
Otro coche alemán era objeto de atención; se trataba de un BMW descapotable más convencional que el futuro Z1, más concretamente: se probaba al BMW 325 i cabrio (4.578.050 pesetas y 171 caballos), un bello y muy clásico descapotable sin rivales en nuestro mercado de entonces, ni por precio ni por rendimiento. En él destacaban sus prestaciones (214 km/h de velocidad máxima capotado), su consumo (8,9 litros cada 100 km a 120 km/h) y el eficiente mecanismo de su capota; en cuanto a sus defectos, éstos había que buscarlos en su alumbrado mejorable, o en su suspensión dura, o incluso en su estrecho asiento trasero.
La otra prueba se dedicaba a uno de los exponentes del decadente automóvil ingles, a uno de los últimos coches ingleses realmente 'made in England', con lo que ello conllevaba de bien y de mal. Ese coche inglés era el Austin Montego familiar, derivado en su presentación y en su mecánica de 112 CV de la versión Mayfair del Montego.
Este amplio y luminoso vehículo familiar destacaba por su dirección suave, su comportamiento aceptable y su amplia dotación de serie, y no tanto por la deficiente calidad de su acabado, por su escasa autonomía o por su motor ruidoso.
La moto probada era 'bella, feroz y suave', era la Honda VFR 750 F (1.389.000 pesetas y 105 CV). Esta imponente moto, que brindaba sensaciones y comodidad al mismo tiempo, destacaba por su estética elegante, por sus buenos frenos, por sus elevadas prestaciones (237 km/h de velocidad máxima y los 400 metros desde parado en 11,3 segundos) y por su vanguardista tecnología; no obstante su complejidad mecánica, su cambio poco preciso, sus suspensiones blandas y su cuadro de mandos eran detalles a mejorar.
La noticia deportiva se refería al GP de Austria de Fórmula 1, donde el primero en rebasar la meta era el McLaren TAG de Alain Prost.
Xavier Domingo seguía honrándonos con su presencia, pues su estadía veraniega discurría entre Vigo y Cangas. Rodeado de tan bellos paisajes Xavier se alegraba de las mejoras en las comunicaciones, pero al mismo tiempo lo lamentaba porque el paisaje podía tocar a menos y saturarse de turistas, salvo que nuestra meteorología, casi siempre tan húmeda, los mandase al sur, a sus superpobladas y cálidas playas.


Sigue Motor16
Salon