141 - Mitsubishi Montero, el TT

141

Mitsubishi Montero, el TT

05 de Julio de 1986

La marca japonesa acababa de llegar a España con su gama de modelos, entre ellos 'un líder en todos los terrenos', el Montero. El todoterreno japonés, una auténtica leyenda en el París-Dakar y en todas las competiciones de raids del mundo se iba a convertir, también en nuestro país, en una referencia entre los todoterreno. Además una comparativa entre las versiones descapotables del Ford Escort y el Volkswagen Golf
Descargar revista

Dos novedades destacaban aquellos días, la versión Station Wagon del Lancia Thema, en la que Pininfarina aportaba su toque, y también el nuevo Rover 800. Era este último una coproducción anglo japonesa movida por un 4 cilindros Rover o por un V 6 Honda, una agradable berlina de gama alta con tecnología moderna que se presentaba con un elegante toque de lujo inglés y que se fabricaría en Gran Bretaña y también en Japón, con el nombre de Honda Legend.

El coche probado era un 'líder en todos los terrenos', especialmente en el París Dakar, el acreditado Mitsubishi Pajero, aquí llamado Montero para completa eufonía. Tan eficiente y consagrado TT, rival de nuestro Nissan Patrol, se ofrecía en versión corta de 2 puertas y larga de 4, siempre motorizado por un 4 cilindros diésel que daba 84 CV y anunciado a unos precios aproximados en torno a los 2.500.000 de pesetas en versión corta y 2.800.000 en 4 puertas largo. El Montero destacaba por su equipo y acabado, por su confort de marcha y por sus prestaciones, y no tanto por su potencia a bajo régimen, ni por su palanca de cambios mal situada o por el difícil acceso a los asientos traseros de la versión corta.

Otra prueba se refería al muy original Machimoto de Giugiaro, una especie de coche y moto a la vez en el que los cuatro ocupantes iban sentados como en las motos, a la intemperie, en tándem y cabalgando sobre los asientos que carecían de respaldos; este prototipo fue presentado en el Salón de Turín sobre base mecánica de Volkswagen Golf GTI 16 v y se estudió su comercialización, si bien su concepto demasiado rompedor la abortó por completo.

La prueba comparativa enfrentaba a dos coches 'con el cielo como techo'. Dichos descapotables eran el muy carismático Volkswagen Golf GLI cabrio (2.587.176 pesetas y 112 CV) y el poco rígido Ford Escort XR 3 i cabrio (2.517.674 pesetas y 105 CV). Padecía éste una deficiente estabilidad, una suspensión dura y un motor ruidoso, de modo que aun con sus frenos antibloqueo, su comedido consumo (7,7 litros cada 100 km a 120 km/h) y su buena presentación y acabado, parecía una mejor oferta el Golf Cabrio, cuyas prestaciones, frenos y comportamiento eran suficientes virtudes a pesar de su pequeño maletero, de su posición de conducción a la que molestaban la colocación de su volante -excesivamente grande y situado muy alto- y la de su palanca de cambios, muy retrasada en su emplazamiento.

En lo deportivo Zanini -cuyas hazañas piden un libro que las relate- se imponía en el Rally Islas Canarias, compartiendo con Autet los mandos de su Ford RS 200.

En cuanto a Xavier Domingo, esta vez se refería a un señor de Mondoñedo, a un escritor de gran imaginación llamado Álvaro Cunqueiro, autor de 'La crónicas del sochantre', libro escrito por un celta que se sentía bretón y era experto en describir viajes y también en los placeres de la mesa.

Sigue Motor16
Salon