119 - Dakar y Montecarlo 1986: Dos rallys de leyenda

119

Dakar y Montecarlo 1986: Dos rallys de leyenda

01 de Febrero de 1986

Casi como una tradición, el comienzo del año significaba el inicio de la temporada de rallys y de raids. El Montecarlo y el Dakar se habían convertido, además, en dos de las pruebas más legendarias del automovilismo mundial. En este número, Motor16 dedicaba un suplemento especial sobre la última edición de las dos.
Descargar revista

Era noticia la compra de Lotus por parte de GM, el primer fabricante mundial, dueño así ahora del 59,7 por ciento de la empresa inglesa.
También lo eran dos nuevas ofertas en nuestro mercado. Una era el Renault Express, furgoneta derivada del Supercinco que complementaba la oferta de 'las currantes', las R 4 y R 4 F 6, y la otra era el Citroën BX en versión familiar, capaz de cargar hasta 1.803 litros y disponible en acabado TRS de gasolina o bien RD.
Se conocía, por otra parte, el total de automóviles vendidos en nuestro mercado durante 1985, exactamente 539.868. El principal vendedor, con 168.565 unidades, era Renault y su modelo R 11 el coche más vendido, con 74.587 ventas, cifra que igualaba la del total de los coches vendidos por el segundo vendedor del año 1985, Ford, que matriculó un total de 74.798 turismos.
Motor16 probaba la remozada gama Volkswagen Passat, compuesta por tres motorizaciones, el 1.8 de gasolina de 90 CV y los D de 54 CV y TD de 70 CV. Las cualidades de los remozados Passat eran su comportamiento, su cambio muy manejable y su calidad de acabado; sin embargo, su dirección lenta, su transmisión demasiado larga y su discutible posición de conducción por causa de un respaldo deficiente eran sus defectos.
También se probaba el nuevo Alfa Romeo 75-2.0 (2.095.149 pesetas y 128 CV), un deportivo familiar cuyas virtudes eran sus prestaciones, sus desarrollos de cambio, su comportamiento y su dirección. Sus defectos se concretaban en su escasa autonomía, su sensibilidad al viento lateral, las vibraciones de su motor y los balanceos de su carrocería.
La prueba comparativa enfrentaba a cuatro diésel de pequeño formato y buen rendimiento presididos por el Peugeot 205 XLD (1.144.318 pesetas y 60 CV), destacado por consumo, prestaciones y comportamiento, aunque no tanto por su acabado austero, por la rugosidad de su cambio o por los reflejos en el parabrisas. Seguía el Renault 5 GTD (1.143.587 pesetas y 55 CV), en el que era elogiable su acabado, el manejo de su cambio y los cómodos asientos delanteros, y no tanto sus bajas prestaciones, su motor ruidoso o su discutido cuadro de mandos. En cuanto al Seat Ibiza Junior D (1.052.991 pesetas y 55 CV) hay que decir que sus virtudes eran la habitabilidad, el comportamiento y la amplitud de su maletero. Finalmente, el Ford Fiesta 1.6 D (1.205.654 pesetas y 54 CV) podía presumir de acabado, de consumo y de cambio manejable, pero no de frenos o de suspensión o del acceso a sus plazas traseras.
La moto probada era una 'todocamino', la Guzzi V 65 TT (767.801 pesetas y 48 CV gracias a su bicilíndrico de 634 c.c.), moto que destacaba por su estabilidad, su motor potente, progresivo y accesible, su óptimo manejo en asfalto y sus neumáticos de calidad, siendo sus defectos su transmisión brusca, elevado consumo de 8,7 litros cada 100 km urbanos y su mejorable suspensión posterior.
M16 describía en especial dos rallys de leyenda, el París Dakar, con el éxito de Cañellas y su Pegaso, y el Rally de Montecarlo, esta vez ganado por Toivonen y Cresto sobre un Lancia Delta S 4 que se imponía a los Peugeot 205 T 16 y a los Audi Quattro.
Xavier Domingo recordaba a una triste vieja gloria que ejercía la mendicidad en París, en la parada del metro Nation. El mendigo, un ex boxeador que tras una vida de juergas y peleas se veía ahora reducido a esa condición, era un cubano que había boxeado como Angel Robinson García al que le encantaba hablar de boxeo.


Sigue Motor16
Salon