117 - ¿A cuánto está el kilómetro?

117

¿A cuánto está el kilómetro?

18 de Enero de 1986

Una pregunta bajo la que se escondía un concienzudo análisis de los diferentes gastos -financieros, de mantenimiento y de rodaje- que había que acometer al comprar un coche. De ese análisis se deducía que el kilómetro más barato se recorría en un Seat Panda y el más caro era para el propietario de un Ferrari Testrarossa.
Descargar revista

En aquellos días se abría el mercado y se instalaban en nuestro país estaciones de servicio de las más variadas multinacionales petrolíferas del mundo, lo que era un acicate paara la atención, a veces deficiente, de las monopolísticas y habituales estaciones de servicio de nuestra CAMPSA.
Era noticia un heterodoxo competidor del Porsche 924, el nuevo Mazda X 7, al cual su birrotor Wankel con turbo le proporcionaba 185 caballos a 6.500 revoluciones por minuto, lo que era apreciable. A ello se unía un cuidado acabado y un cx de 0,32, gracias a su perfilada y agradable carrocería.
Motor16 precisaba el coste por kilómetro de todos los coches a la venta en España, cantidad que iba desde las 26,42 pesetas por kilómetro que costaba un Seat Panda 40 C haciendo 10.000 kilómetros al año, hasta las 702,48 pesetas en que se pondría el kilómetro de un Ferrari Testarossa en las mismas condiciones; entre ambos extremos figuraban las 43,25 pesetas que costaba el kilómetro en idénticas circunstancias del superventas de aquellos días, el Renault 11 TSE.
El coche probado era una novedad, un BMW 3 diésel, o sea el BMW 324 D (2.909.925 pesetas y 86 caballos en discutible contraposición a los 90 caballos y 2.136.125 pesetas de un 316), coche que destacaba por su buena terminación, su confort de marcha y su suavidad de manejo. Tenía como defectos su motor ruidoso especialmente al ralentí, su exagerado equipo opcional y su poca altura habitable interior.
Una triple prueba comparativa enfrentaba a tres 'supertacañones' cuya presencia era creciente, destacando el Peugeot 205 de 60 caballos (1.185.236 pesetas en acabado GL y 1.281.196 pesetas en versión SRD), seguido del Renault Super 5 GTD de 5 puertas de 55 caballos (1.195.161 pesetas) y del Citroën Visa de 60 caballos, de cuyo motor de 1769 centímetros cúbicos se beneficiaba el 205 (1.086.527 pesetas como Visa D y 1.154.605 pesetas en forma RD).
Destacaban en el 205 su consumo de 5,5 litros cada 100 kilómetros a 120 km/h, sus prestaciones (154,9 km/h de velocidad máxima) y su comportamiento. Por el contrario su dirección resultaba pesada, su cambio rugoso y el pedal del freno era de tacto duro.
En el Super 5 lo mejor era su acabado, sus consumos bajos y el manejo de su cambio de velocidades, defraudando su motor ruidoso (78,8 decibelios a 140 km/h), sus prestaciones y los reflejos de su cuadro de mandos.
El veterano Visa -el primer turismo diésel realmente eficaz y económico por precio y por consumo en nuestro mercado- tenía sus virtudes en sus prestaciones, en su dirección y en su accesibilidad; los defectos eran su pobre presentación, su acabado bastante mediocre y su maletero reducido de sólo 212 litros.
En el duro y legendario Rally París Dakar, en 'la batalla del desierto', la noticia era la victoria del Porsche 959 de Metge y también la de Groine en camiones, sobre un Mercedes, clasificándose allí el Pegaso conducido por Del Val en séptimo lugar y el de Cañellas en el puesto 33.


Sigue Motor16
Salon