110 - Los coches del año 1986, a prueba

110

Los coches del año 1986, a prueba

30 de Noviembre de 1985

El galardón al 'Coche del Año en Europa 1986' se entregaba ese año en Madrid y Motor16 ponía a prueba algunos de los principales candidatos a llevarse un premio que cumplía su vigésimotercera edición.
Descargar revista

La próxima elección del coche del año acentuaba el interés sobre algunos de los coches más recientes e interesantes de nuestro mercado, cuya novedad les hacía participantes de dicho certamen.
Por tal motivo Motor16 probaba tres de ellos, empezando por el excelente Mercedes 230 E de 5 velocidades (4.132.331 pesetas) del que destacaba su comportamiento seguro, su alta velocidad máxima de 202,8 km/h y su bajo consumo de, por ejemplo, 8,7 litros cada 100 km a 120 km/h. Sus defectos eran sus largos desarrollos que dificultaban el uso de su quinta velocidad, sus asientos delanteros poco adaptados a tallas cortas y su volante de gran diámetro.
Igualmente, se detallaba el Autobianchi Y 10, en versión Fire y en versión Turbo (964.330 y 1.291.478 pesetas), la primera con un novedoso motor de 993 c.c. y 45 CV y la segunda con un vetusto 1.049 c.c. dotado de un violento turbo, con el que daba 85 CV. En conjunto el Y 10 destacaba por su acabado y presentación, por su relación tamaño-habitabilidad y por su moderno motor Fire. Sus defectos se referían a su maletero mínimo, a las reacciones de su poco adherente eje trasero y al difícil cierre de sus ventanillas posteriores.
Otro coche probado era el Ford Scorpio en versión V6-2.8 4x4 (4.398.598 pesetas), coche destacado por su capacidad motriz, por sus frenos con ABS de serie y por su comportamiento, aunque su motor poco potente (150 CV din), su embrague poco progresivo y su elevado consumo (9.8 litros cada 100 km a 120 km/h) empañaban un conjunto donde brillaba una gran seguridad activa.
Era novedad el futuro Peugeot 309, que se había diseñado para ser un Talbot, en sustitución del Talbot Horizon y ahora sería un Peugeot más en nuestro mercado, entre el 205 y el 505, Peugeot que se fabricaría en Villaverde y se pondría pronto a la venta, pues en Francia ya se entregaba desde octubre con éxito notable.
Aparecían también las primeras fotos e informaciones sobre el sustituto de los R-12 y de los R-18: el R-21, que sería presentado en el Salón de Ginebra de 1986 y cuya fabricación se anunciaba en Palencia a partir del próximo abril.
Otra noticia era el fallido intento de resurrección del  Biscuter en tierras onubenses, en La Palma del Condado, donde su alcalde y un empresario catalán relacionado con la fabricación del Biscuter de los años 50, protagonizaban el fallido intento de resucitar un mínimo concepto de automóvil que ya no tenía cabida en aquellos días.
De manera extraordinaria Motor16 dedicaba unas páginas a los accesorios para el coche, que iban de los consabidos spoilers y llantas a cajas de herramientas, sin olvidar los equipos de música, a los que acababa de llegar la novedad del CD y en los que 25 vatios eran una potencia de sonido considerable.
Tampoco se dejaba de mencionar el naciente teléfono acoplado al automóvil, lo que se conseguía tras pagar 171.000 pesetas por la conexión a Telefónica, cantidad a la que había que añadir el precio de las llamadas y 16.000 pesetas más cada mes en concepto de abono, todo para disfrutar de una cobertura que en aquellos días solo cubría a Madrid, cobertura que se pretendía que en 1988 alcanzara el 11,8 % del territorio nacional.
Xavier Domingo viajaba por la ruta del Duero, la que va de El Burgo de Osma a Peñafiel y Valbuena, y para su mesa reclamaba los sabrosos lechazos de aquellas tierras y, por supuesto, los excelentes vinos de uva tempranillo de los que el legendario Vega Sicilia era su máxima expresión.


Sigue Motor16
Salon