100 - Motor16 cumple 100 números

100

Motor16 cumple 100 números

21 de September de 1985

Finalizaba el mes de septiembre de 1985 y Motor16 lanzaba su número 100, todo un acontecimiento y un estímulo para esta aventura editorial en el mundo del motor iniciada dos años antes. La ocasión merecía ser celebrada con un número especial que sumaba actualidad, un resumen de 14 pruebas de 15.000 kilómetros y hasta el sorteo de un Seat Ibiza.
Descargar revista

Como decía Félix Lázaro, el entonces director de Motor16, nuestra revista iba a 100 y llegaba a donde no llegaban todas las revistas: al número 100.
En ese número 100 era noticia el Renault Supercinco por un doble motivo. Primero lo era por la triple prueba de tres R-5 de cinco puertas. Tres vehículos pequeños, manejables, económicos y accesibles, que por tamaño, precio y prestaciones eran entonces los directos competidores del veterano Citroën Visa y de los más novedosos Fiat Uno, Opel Corsa y Peugeot 205. El Renault Super 5 TL (857.372 pesetas y 46 CV), el Super 5 GTL (966.162 pesetas y 55 CV) y el Super 5 GTS (1.079.189 pesetas y 71 CV), a pesar de sus diferentes potencias y equipamientos, destacaban conjuntamente por la suavidad de manejo, la cómoda postura de conducción y su apreciable confort de marcha; no descollando, por el contrario, ni sus recuperaciones lentas, ni sus motores ruidosos ni su peculiar cuadro de mandos que se reflejaba en el parabrisas.
Ya en la prueba de larga duración era protagonista otro Supercinco, un GTS de tres puertas. Después de 15.000 kilómetros de uso demostraba ser un coche confortable y bien terminado, aunque dotado de una mecánica bastante veterana y ruidosa, con cierto consumo de aceite a través de las guías de las válvulas, que no disponían de retén. Los desgastes mecánicos tras superar el mencionado kilometraje eran normales, sólo había que criticar una leve pérdida de convergencia en el eje delantero y una calidad discutible del líquido de frenos, así como un ruido general alto. En cualquier caso, se consideraba al Super 5 GTS una compra adecuada, máxime habida cuenta de su confort y prestaciones.
Eran noticia aquellos días el nuevo Porsche 944 Turbo, cuyos primitivos 163 CV, se convertían gracias al turbo en 220.
Igualmente, destacábamos las repercusiones de nuestra próxima entrada en la CEE. Se acercaba la aparición del IVA sobre los coches nuevos, desde el primer día de 1986, y también la libre importación de vehículos usados procedentes de la CEE. Se decía que con esta medida el usuario español encontraría una amplia oferta de Mercedes y similares vendidos a precios de saldo por sus dueños alemanes, después de haber recorrido unos ínfimos kilometrajes, algo no menos sorprendente.
El Salón de Francfort no aportaba grandes novedades y sólo se podía destacar la remozada clase S de Mercedes, el Opel Kadett Cabrio y, por supuesto, el espectacular y superlativo Porsche 959.
La moto probada era un 'capricho italiano', la Bimota DB 1, construida con un motor de Ducati 750, un bicilíndrico de 748 cm3 que daba 70 CV a 8.000 rpm, y cuya producción para 1985 de 100 unidades ya estaba vendida de antemano. Sus mejores bazas eran su estabilidad, su acabado, su estética y sus prestaciones, alcanzando los 210 km/h de velocidad máxima. No obstante, su motor era ruidoso, su acelerador duro y el conjunto vibraba a altos regímenes, todo lo cual no limitaba en absoluto su gran éxito comercial, sin que aún se conociera su precio definitivo.
En lo deportivo había que destacar el triunfo de Ayrton Senna, que conseguía vencer bajo la lluvia en el circuito de Spa, imponiendo su Lotus Renault 97 T.
Xavier Domingo viajaba por Pontevedra y se quejaba del tufo que originaba la fábrica de celulosa, para calificar también a esa urbe como ciudad de notarios y de médicos famosos, en contraste con la juerguista Lugo, la política Orense (eran los tiempos de Coalición Gallega), el cachondeo vigués o el fuego fatuo coruñés. 

Sigue Motor16
Salon